Tierradenadie

Infamia

Lo hizo. Le dio igual que España esté sumida en un intento de golpe de Estado sostenido; igual, echar abajo la estabilidad imprescindible para terminar de salir de la terrible crisis económica en la que nos hundió su colega, el nefasto Zapatero; igual, que se hubiesen creado casi dos millones de puestos de trabajo… No le importó, lo más mínimo, pactar con los golpistas catalanes que nos odian, con independentistas encarcelados y huidos de la Justicia, con los batasunos, miserables herederos de asesinos etarras, con los traidores vascos del PNV, con la extrema izquierda 'bolivariana' de Podemos… nada le importa; todo, por sentar su culo en el sillón presidencial y pasearlo luego por los foros europeos; todo, por una pensión vitalicia a la que agarrarse cuándo nadie le diga ni "ahí te pudras". Parece ser el sino de nuestra nación. Parece que el destino se empeñe en desmoronar España, poniéndola en manos de oportunistas que sólo se arriman al sol que más les calienta.

"Por responsabilidad y democracia", aducía Pedro Sánchez como 'razones' para presentar la miserable moción de censura pactada con todos los enemigos de España. ¿Responsabilidad? ¿En un momento clave para la recuperación económica del país? ¿Aliándote con los enemigos declarados de la unidad nacional, con los que aclaman a los asesinos, con los que quieren la Venezuela de Maduro para nosotros, con los felones nacionalistas vascuences a la espera de incluir "el derecho de autodeterminación" en su Estatuto?, ¿responsabilidad llamas a eso, desvergonzado? ¿Por "democracia", dices?, ¿pero a qué llamas tú democracia, alma de cántaro roto?, ¿a lo de Maduro y Pablito Iglesias, a lo de Irán, ERC, BILDU…? Fracasaste estrepitosamente, con los peores resultados de la historia del PSOE, en la dos Elecciones Generales -eso sí es democracia- a las que te presentaste: diciembre de 2015 y junio de 2016, y, en lugar de asumir tu descalabro y retirarte, fracturaste en dos a 'tú' partido, el socialista, sólo para satisfacer tu inconmensurable ego. Lo que no pudiste lograr en las urnas -eso es democracia-, te las apañas, a cualquier precio, para conseguirlo muy lejos de ellas. No todo vale en una auténtica democracia, 'Pedrito', no todo vale.

Te pierde tu ambición, desmedida; te pierde tu falta de escrúpulos, inaceptable; te pierde tu egocentrismo, inconmensurable; te pierde tu incongruencia, deplorable; te pierde tu vanidad, inabarcable; te pierde tu carencia de altura de miras, trágica, funesta y miserable.

Me gustaría que alguien te obligase a mirar la hemeroteca, que leyeses y escuchases lo que tú mismo has dicho y lo comparases con lo que ahora estás haciendo. Si no se te cae la cara de vergüenza después de hacerlo, es que ni la tienes ni lo tuyo no tiene enmienda.

Tu incontenible soberbia nos ha metido a todos en un callejón con difícil salida y, si la encontramos, cuándo tú ya no estés, vamos a tener que pagar un altísimo precio para poder usarla, algo que era del todo prescindible. Si tan preocupado estás por una sentencia, no firme, contra la corrupción de quien estuvo en el poder hace quince años -ningún miembro del Gobierno de Rajoy está implicado-, presenta una moción de censura instrumental para convocar elecciones en dos meses. Pero no, ese no es tu estilo, sabes que ahí, en democracia, tú te estrellas, como ya te estrellaste dos veces. No nos vengas con milongas infumables, no nos cuentes patrañas inadmisibles y absurdas, no nos quieras hacer comulgar con ruedas de molino, 'Pedrito', no.

No me queda otra que esperar una reacción contundente de los socialistas de bien, mejor antes que después. Una movilización general, sostenida y contundente, de la mayoría de españoles que no te queremos dónde te has colado, a hurtadillas y por la puerta de atrás. España no tendría capacidad para recuperarse si la volviesen a enterrar en un agujero tan negro como en el que nos sepultó la desgracia en persona, el abrazafarolas Zapatero; no ahora, apenas recién recuperados del desastre, con los traidores del lazo amarillo al acecho, los nacionalistas vascuences esperando a ponerse el suyo, y con la extrema izquierda en busca de un Frente Popular' como el que arrasó España en el 36.

Lo tuyo, 'Pedrito', tiene nombre y apellidos, y no son ni responsabilidad ni democracia, lo tuyo es: infamia egocéntrica, obsesiva, amoral y perniciosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios