Jerez | Navidad Las zambombas tradicionales, imposibles con las restricciones del estado de alarma

  • La prohibición de reuniones de más de seis personas tanto en espacios cerrados como al aire libre impide la celebración navideña como en años anteriores

  • La esperanza es que mejore la situación sanitaria y la Junta de Andalucía relaje las limitaciones

Una zambomba en la plaza Plateros. Una zambomba en la plaza Plateros.

Una zambomba en la plaza Plateros. / Vanesa Lobo

Jerez va a vivir la Navidad más extraña que se recuerda en los últimos años si finalmente se queda sin las tradicionales zambombas, una de las señas de identidad de la ciudad y Bien de Interés Cultural. El nuevo decreto de estado de alarma, que tiene posibilidad de alargarse hasta mayo, impide las reuniones de más de seis personas con lo que, de facto, cierra cualquier posibilidad de que se celebren las zambombas tal y como se han venido disfrutando hasta ahora.

La única posibilidad de que la Navidad jerezana tenga un respiro y haya zambombas como Dios manda es que la Junta de Andalucía apueste por salvar la campaña navideña, tal y como Juan Marín, vicepresidente del gobierno andaluz, dijo hace unos días. En efecto, Sevilla puede decidir normas específicas a aplicar en la comunidad autónoma, lo que dependerá de la evolución de la pandemia aunque las últimas cifras no invitan precisamente al optimismo.

En el real decreto publicado el pasado domingo en el BOE, los artículos 9 y 10 especifican que las limitaciones y los aforos en espacios públicos y privados serán efectivas 'cuando la autoridad competente delegada respectiva lo determine'. La limitación general del toque de queda es de once de la noche a seis de la mañana aunque la Junta puede adelantarlo o atrasarlo una hora, sobre lo que no ha decidido aún.

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía solicitó a la Junta que amplíe el horario de cierre del sector y lo pase a las 23:00 horas, ya que, a juicio de este colectivo, "no afectaría en nada a los rebrotes" y así se evitaría "el cierre de muchos negocios, el despido de muchos trabajadores y la ruina de muchos empresarios". El cierre a las once de la noche de la hostelería obligaría al gobierno andaluz a retrasar el toque de queda a la medianoche.

Pero si la limitación horaria es importante -muchas zambombas finalizan mucho después de las once de la noche-, la clave de la próxima Navidad en Jerez va a estar en la limitación de reuniones a seis personas tanto en espacios cerrados como en espacios públicos al aire libre.

Esta restricción también puede ser modificada por las comunidades pero de entrada, no se permitirán más de seis personas por reunión, lo que es un torpedo en la línea de flotación de cualquier celebración festiva, impidiendo incluso a las familias de más de seis integrantes reunirse a la vez salvo que convivan en el mismo domicilio. 

La Junta de Andalucía aún no se ha pronunciado sobre esta limitación salvo para determinadas localidades: puede rebajar incluso el número de seis personas como máximo y también aliviar la restricción, aunque este caso no se contempla a corto plazo por la evolución de la pandemia. El Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, dice que "la autoridad competente delegada correspondiente podrá determinar, en su ámbito territorial, a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales, económicos y de movilidad, previa comunicación al Ministerio de Sanidad, que el número máximo a que se refiere el apartado anterior sea inferior a seis personas, salvo que se trate de convivientes. Asimismo, las autoridades competentes delegadas podrán, en su ámbito territorial, establecer excepciones respecto a personas menores o dependientes, así como cualquier otra flexibilización de la limitación prevista en este artículo".

Esta última frase es la esperanza para las celebraciones en general y las zambombas en particular: que la situación sanitaria mejore lo suficiente para que la Junta permita una Navidad tradicional, aunque las fechas comienzan a echarse encima y hoy por hoy, las únicas zambombas posibles serían las de aforo limitado en espacios cerrados y controlados como el Teatro Villamarta. 

Todo esto a la espera de las decisiones que pueda tomar mañana miércoles la Junta de Andalucía para adaptar o modificar el horario del toque de queda marcado por el gobierno central o no y para prohibir o permitir la movilidad de los ciudadanos entre municipios, comarcas o provincias, además del tope de seis personas en reuniones en espacios cerrados y espacios públicos.

Después de reuniones de carácter técnico en el seno del Comité de Alertas y del gabinete de crisis para calibrar unas cifras epidemiológicas que siguen empeorando día tras día y que acercan a Andalucía al máximo nivel de alerta definido en la reunión del Consejo Interterritorial del pasado 22 de octubre, las previsiones no son nada optimistas. A día de hoy, la celebración de las zambombas es imposible con las restricciones actuales del estado de alarma: o mejora la situación sanitaria o la zambomba y el carrizo no saldrán a la calle...  

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios