ESPACIO PATROCINADO POR ALBERTO VILLAGRÁN INMOBILIARIA

Jerez, ciudad de archivos

Manuel Antonio Barea Manuel Antonio Barea

Manuel Antonio Barea

El nacimiento de una ciudad se encuentra en la génesis de su acervo documental, en la existencia de testimonios que justifican su ser como ente jurídico-administrativo y conservador de memoria y patrimonio. Siendo Jerez de la Frontera una ciudad nacida en 1264 bajo el rey sabio, fue éste quien mandó realizar un repartimiento de casas y heredades entre sus huestes, que al finalizar generó la creación del concejo xericiense. No desvelaría ningún secreto al afirmar que ostentamos uno de los más completos archivos locales de Andalucía, pero que se orla y mejora con la inclusión del Archivo de protocolos notariales, conservándose su primer registro de 1392, del escribano Lope Martínez.

Además Jerez puede enorgullecerse de contar con un archivo diocesano que conserva la documentación de sus parroquias, organización y justicia desde la Edad Media. Municipal, notarial y diocesano, tres instituciones que nacen y se conforman sobre una gran ciudad y gracias a la conservación de sus archivos nos permite analizar nuestro pasado, valorarlo y preservarlo, conformarnos y afianzarnos en nuestro presente y, desde luego, proyectarnos hacia el futuro, como una comunidad de prestigio y cultura.

Pero Jerez aúna más instituciones escriturarias, más memorias de nuestro pasado, archivos privados que nos invitan a conocer otras historias, circunstancias y personajes que difícilmente se encontrarían en los archivos anteriormente citados. Hablamos de nuestros archivos bodegueros, archivos nobiliarios, etc., que conviven y se manifiestan con un poder y convicción únicos. Nuestro vino nace en épocas muy antiguas, pero se hace visible documentalmente hablando desde la Edad Media, destacando nuestras ordenanzas de la uva y la pasa (1483) o la de tonelería (1482). Conservamos en distintos archivos, la documentación del gremio de vinatería y es a partir del siglo XVIII cuando empiezan a aparecer nuestra industria bodeguera.

Jerez puede enorgullecerse de contar con un archivo diocesano que conserva la documentación de sus parroquias, organización y justicia desde la Edad Media. Jerez puede enorgullecerse de contar con un archivo diocesano que conserva la documentación de sus parroquias, organización y justicia desde la Edad Media.

Jerez puede enorgullecerse de contar con un archivo diocesano que conserva la documentación de sus parroquias, organización y justicia desde la Edad Media.

Actualmente tenemos archivos bodegueros accesibles en el Archivo Municipal. Pero la institución que destaca actualmente por su organización, fondos y técnicos es la Fundación González Byass, que atesora toda la historia de la bodega con la inclusión de una fototeca de rango internacional. Recordemos que Jerez es una ciudad realenga que se conforma con unas élites nobiliarias que inician la gestión y administración de nuestra ciudad, caballeros veinticuatros, que se asientan y van generando una historia documental que en algunas familias aún se conserva. Se trata de fondos con documentos militares, de propiedad, con mercedes y privilegios reales, documentos que nos hablan de la familia, pero también de América, de conquistadores como Pizarro, Ponce de León, y nos trasladan a la corte de los reyes con cargos y distinciones. También nos permiten saber del porqué de nuestra historia social, de heráldica y genealogía, de nuestro urbanismo, de nuestra ciudad.

Creo que éste es un planteamiento general para mis futuros artículos de opinión y quiero que conozcáis Jerez desde sus Archivos, bibliotecas y sus documentos. El oficio de archivero y bibliotecario, y mis orígenes y nacimiento como tal en el archivo diocesano con don Domingo Gil Baro, me obliga al catecumenado archivístico al que se aúna estos últimos años con poder alzar la vista y visualizar a este Jerez de documentos con un Jerez estético, histórico y único. Dar las gracias a Marco Antonio Velo por esta oportunidad y a Alberto Villagrán por hacerlo posible.

El próximo domingo 9 de junio celebramos el Día Internacional de los Archivos. Fue en el año 2007 durante la Reunión de la Asamblea General de Quebec cuando se tomó la decisión de establecer esta fecha para conmemorar la fundación del Consejo Nacional de Archivos CIA (1948) en la UNESCO en la ciudad de París. Celebremos la existencia de los archivos, la preservación de la memoria y del patrimonio. Celebremos que tenemos una Ciudad de Archivos.