Juicio de Mallorca

“Nadie se atrevía a discutir las decisiones de Ruiz-Mateos”

  • Un ex directivo de Nueva Rumasa dice que ni los hijos le llevaban la contraria: “Fue una instrucción de él y así se hizo”

De izquierda a derecha, Zoilo, Alfonso, Pablo, Álvaro, José María y Javier, junto a su padre, fallecido en 2015. De izquierda a derecha, Zoilo, Alfonso, Pablo, Álvaro, José María y Javier, junto a su padre, fallecido en 2015.

De izquierda a derecha, Zoilo, Alfonso, Pablo, Álvaro, José María y Javier, junto a su padre, fallecido en 2015.

Un ex directivo de Nueva Rumasa, que ha declarado este jueves como testigo en el juicio por una presunta estafa en la compra del hotel Eurocalas en Mallorca, ha asegurado que “nadie se atrevía a discutir” las decisiones de José María Ruiz-Mateos padre “y sus hijos tampoco”.

En la sesión de este jueves de la vista oral, que se celebra desde hace cuatro días en la Audiencia Provincial de Baleares, tanto Fiscalía como acusación particular han retirado la acusación contra el primo de los Ruiz-Mateos, que como los seis hermanos Ruiz-Mateos, estaba investigado y se enfrentaba a seis años de cárcel.

Por otra parte, el abogado defensor de los hermanos, Juan Manuel García-Gallardo, ha emitido una protesta ante la Sala contra el presidente del tribunal, Diego Gómez Reino, porque considera que ha realizado “preguntas de signo incriminatorio”.

El juicio terminará previsiblemente este viernes con la presentación de pruebas, conclusiones finales e informes de las partes, después de que este jueves hayan terminado de declarar todos los testigos que habían sido citados.

Siguiendo con la declaración del último testigo de la causa, el ex directivo de Nueva Rumasa, éste ha explicado que ni Álvaro ni Francisco, dos de los hermanos Ruiz-Mateos, intervenían en la gestión de Clesa, empresa dedicada a los productos lácteos dentro de la rama de alimentación de Nueva Rumasa.

Preguntado sobre la compra del Hotel Cervantes -que hizo de aval en la operación de compraventa del hotel mallorquín- por parte de Clesa y qué beneficios podía tener para la empresa láctea, el ex directivo ha asegurado que no lo sabe y que fue decisión de Ruiz-Mateos padre. “No se podía discutir ninguna orden que diera él”, ha reiterado.

El testigo, que era director financiero de Clesa, ha dicho que desconocía si la compra del hotel podía beneficiar a la láctea, teniendo Nueva Rumasa una rama hotelera. “Puede resultar extraño pero fue una instrucción de él y así se hizo”, ha remarcado.

En este caso, la Fiscalía pide seis años de cárcel y una multa de 54.750 euros para los seis hermanos (Zoilo, José María, Alfonso, Pablo, Francisco Javier y Álvaro).

En este caso, el Ministerio Fiscal les acusa de haber aparentado “una solvencia en realidad inexistente” cuando eran directivos de Nueva Rumasa para obtener participaciones en la sociedad propietaria del hotel Eurocalas, ubicado en Calas de Mallorca. La Fiscalía calcula que la cantidad defraudada alcanza los 13,3 millones de euros, más unos 600.000 euros de actas de Hacienda, y pide que se indemnice a los perjudicados. También reclama una inhabilitación especial para el ejercicio de actividades mercantiles y la administración y dirección de sociedades durante la condena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios