Medio Ambiente

La Junta aumenta la protección de la ribera del río Guadalete

  • Inicia el proceso para declarar Zona de Especial Conservación el tramo entre La Barca y Arcos. Aunque incluye un plan de recuperación, no hay compromiso económico de ejecutarlo

Comentarios 2

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha iniciado el procedimiento para ampliar la protección de parte de la ribera del Guadalete a su paso por Jerez. Este enclave ya estaba recogido como Lugar de Interés Comunitario (LIC) pero ahora se ha decidido subir un escalón declarando algunos tramos del río como Zona de Especial Conservación (ZEC), que conlleva un compromiso mayor, aunque teórico, del organismo autonómico a ejecutar medidas para la conservación de la fauna y flora autóctona. De este modo, se ampliará la protección en el tramo comprendido entre la pedanía de La Barca y la linde con el término municipal Arcos a la altura de Junta de los Ríos, casi unas 90 hectáreas de suelo. Este enclave no será el único del Guadalete que tenga esta figura de protección ya que también se prevé hacer lo mismo en los términos de Arcos, Villamartín y Algodonales, entre otros.

Junto a la declaración de Zona de Especial Conservación, se incluye un plan de gestión donde se realiza un análisis detallado del enclave con las presiones y amenazas que actualmente existen en este espacio ribereño. Para empezar, se advierte que el dominio público del Guadalete no está deslindado por lo que "la invasión provoca la desaparición de la vegetación de ribera y el aumento de la erosión". En este sentido asegura que, en el caso del término municipal jerezano, "no presenta un buen grado de conservación, por lo que en muy pocos puntos es posible encontrar las comunidades vegetales propias del estado climácico de las riberas mediterráneas". Otro de los problemas detectados es la "eliminación directa de la vegetación de ribera para aumentar la superficie de cultivo, aumentando así la escorrentía, evaporación, erosión y pérdida de la conectividad, además de la "contaminación del agua producida por nitratos".

Ante estas amenazas, la Junta enumera en el plan una serie de actuaciones para acometer con el objetivo de la recuperación y conservación del hábitat, aunque se reconoce que esto "no implica un compromiso financiero definido en un marco temporal concreto" sino que todo irá "en función de la disponibilidad presupuestaria".

Entre las medidas que se plantea en el plan de gestión de las riberas del Guadalete se encuentra que las repoblaciones y regeneraciones forestales se realicen con especies autóctonas y la sustitución de las especies alóctonas e invasoras. Asimismo, se aboga por hacer un diagnóstico para conocer el alcance de la invasión de zarzales y cañaverales. También se barajan intervenciones para incrementar la población de la fauna autóctona.

Por otro lado, propone, "con el fin de recuperar la dinámica fluvial y favorecer la relación entre los ríos y el entorno", la eliminación de las motas, defensas y sistemas de drenaje "de zonas agrícolas allí donde carezcan de función por abandono de cultivos o sustitución por cultivos compatibles". En el plan de gestión también se incluye finalmente la necesidad de priorizar "las actividades de educación y voluntariado ambiental así como de sensibilización y concienciación social"

Junto al río Guadalete, la Junta ha iniciado el proceso para declarar Zona de Especial Conservación de otros 53 enclaves. En la provincia también se ha incluido algunos tramos del río Iro del Río San Pedro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios