Jerez

La Junta cede un nuevo local a la asociación de niños hiperactivos

  • El colectivo dedica sus esfuerzos a aumentar la atención sanitaria directa a los menores con TDA-H

Federico Fernández entrega, ayer, las llaves de un nuevo local a la presidenta de la asociación AFHIP. Federico Fernández entrega, ayer, las llaves de un nuevo local a la presidenta de la asociación AFHIP.

Federico Fernández entrega, ayer, las llaves de un nuevo local a la presidenta de la asociación AFHIP. / vanesa lobo

La Asociación de Familiares de Niños Hiperactivos (AFHIP) estrenará pronto nueva sede en la calle William Shakespeare tras la cesión ayer del local por parte de la Junta de Andalucía. El delegado territorial de Fomento y Vivienda, Federico Fernández, entregó las llaves del inmueble a la presidenta de la asociación, Rosa Caballero, en un acto celebrado en la oficina de AVRA, al que también asistió el teniente de alcaldesa, Francisco Camas, así como miembros de la junta directiva de la asociación.

El local, de 97,3 metros cuadrados de superficie útil, forma parte del grupo de las 112 viviendas, locales y garajes de protección oficial promovidos por la Consejería de Fomento y Vivienda a través de AVRA. La asociación que trabaja con estos niños se hará cargo del acondicionamiento y puesta a punto del mismo, para adaptarlo a las necesidades y desarrollo de las actividades propias para la atención y asesoramiento de niños y adolescentes con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA-H) y de sus familiares. Esta entidad abonará una renta mensual de 100 euros por el arrendamiento de dicho inmueble.

La asociación se hace cargo de acondicionar el local y pagará una renta de 100 euros al mes

Con la cesión del local, la Junta de Andalucía "cumple con el objetivo de contribuir a la prestación de un servicio social cada vez más demandado por la población, a la vez que se potencia la revitalización del barrio en el que se ubica. Para nosotros no es un acto más, sino que supone muchísimo que desde el parque público podamos contribuir al buen desarrollo de una asociación como ésta. Es un verdadero placer", indicó Fernández. El delegado territorial también destacó la "encomiable labor de la entidad y el esfuerzo que a diario realizan todos los miembros en la ayuda y orientación a niños y adultos que padecen este trastorno de conducta y a sus familiares".

El delegado de Fomento y Vivienda aseguró que "la ocupación del patrimonio de la Junta por entidades y organizaciones sin ánimo de lucro con fines benéficos o sociales constituye el mejor uso que se le puede dar a este tipo de inmuebles, entendiendo que los recursos de la Administración Pública deben ir destinados a colectivos y familias que los necesitan y que para obtenerlos, no pueden acceder al mercado libre porque las rentas son muy elevadas y ésas si son razones de interés público y social", señaló Fernández.

Caballero destacó que "la Administración tiene los recursos y medios que estos niños necesitan dentro del ámbito educativo. El único problema es el desconocimiento por no saber cómo tratarlo". "Somos un colectivo -con más de 200 socios- que tiene una buena armonía con la Administración, la que debe haber dentro del tejido asociativo", subrayó la presidenta.

Entre otras funciones, la AFHIP dedica sus esfuerzos a aumentar la atención sanitaria directa de niños con Trastornos por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDA-H), así como la de padres y familiares de afectados. Entre sus objetivos también está ofrecer respuesta psicológica y educativa, orientación profesional a aquellos que abandonen sus estudios obligatorios y asesoramiento familiar y a profesionales que intervienen con este colectivo. Para ello organizan cursos, jornadas y conferencias, talleres de habilidades sociales y técnicas de estudios y han creado una escuela de padres, entre otras iniciativas.

La AFHIP también intenta favorecer la adaptación social, sanitaria y educativa de los afectados, evitar la exclusión que sufre este grupo de población y concienciar al entorno cercano de que, sin llegar a padecer una discapacidad propiamente visible y evidente, se trata de personas con necesidades especiales.

El TDA-H es uno de los trastornos más frecuentes en la infancia y la adolescencia y una de las principales causas de fracaso escolar o de incapacidad para mantener relaciones sociales y que, en muchos casos, persiste durante la etapa adulta. Según la asociación, lo padece entre un 3% y un 5% de niños en edad escolar. Su tratamiento es multimodal, a través de la farmacología, la psico-educación y la terapia psicológica, con la implicación de médicos, terapeutas, profesores y padres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios