Jerez

"Esto no es Lourdes"

  • Médicos y enfermeros temen los efectos del ajuste económico en hospitales de la provincia, que reducen personal eventual y extreman el control del gasto

Comentarios 28

Luis Montes de Oca, un ciudadano de San Fernando, tuvo que irse a casa con el pubis rapado tras esperar una noche entera para ser operado. José Luis García, de Jerez, tuvo que esperar con la mandíbula rota desde primera hora de la mañana hasta las cinco de la tarde el traslado en ambulancia del hospital de Jerez al de Cádiz. Sólo unos días antes más de dos mil personas salían a la calle en protesta por los recortes de personal en el hospital Puerta del Mar. En el hospital de Jerez se están rescindiendo contratos a personal eventual de varios departamentos, muchos de ellos de enfermería, que vencían a finales de año. El ajuste económico llega a los hospitales y en los propios órganos de dirección no se sabe hasta dónde van a llegar. Están a la espera de nuevos presupuestos, aunque saben que no habrá alegrías.

La delegación provincial no quiere pronunciarse sobre el asunto porque en realidad tampoco saben cuáles serán los ajustes que llegarán desde Sevilla. Se recuerda que los hospitales tienen autonomía en la gestión y subrayan que sea cual sea el agujero en el que haya que fijar el cinturón "no afectará al servicio que se presta al usuario. Se cumplirán los ratios por paciente y los objetivos del Plan de Mejora 2003-2008". En ese plan uno de los mandamientos básicos es "celeridad y eficacia en los procesos diagnósticos, quirúrgicos y de rehabilitación".

Los médicos no lo tienen tan claro. El portavoz del Sindicato Médico de Puerta del Mar, Francisco Suardíaz, considera que los recortes serán "un desastre porque en este hospital se trabaja ya a lo justo". Esta vez los demás sindicatos están de acuerdo, algo que pocas veces ha sucedido. Por contra, en Jerez los sindicatos mantienen silencio. Están a la espera de lo que suceda mientras los ratios se cumplan. Hasta ahora esto ocurría con holgura. A partir de ahora se cumplirán, se reconoce desde dentro, pero "habrá que hacer muchos malabarismos".

Lo que temen médicos y enfermeros es que recaiga sobre ellos mayor carga de trabajo. No se conocen, o no lo conocen los sindicatos, datos de las bajas del personal. El Sindicato Médico quiere que se registre la depresión como enfermedad profesional, que es la principal causa de baja y que está indisolublemente unida al incremento de trabajo y a la frecuencia de las guardias. Un médico con todos los trienios gana unos 2.200 euros al mes, si se exceptúan las guardias. Denuncia el Sindicato Médico que están entre los peor pagados de España. "Si se exige un esfuerzo extra no sería raro que más de uno estallara", afirma Suardíaz.

La provincia cuenta con una asistencia hospitalaria de segundo nivel frente a Córdoba y Sevilla. Al primero hay que acudir para enfermedades graves del corazón y al segundo en numerosas patologías, entre ellos los tumores óseos. Además, Cádiz tiene la peculiaridad de ser el paraíso de la asistencia concertada con hospitales privados. Sin ellos el nivel de camas hospitalarias por cada mil habitantes se situaría en 1,7, el más bajo de España. Las camas privadas sitúan a Cádiz en un 3 (España tiene 3,5 de media). La OMS considera que lo adecuado es ocho camas por cada mil habitantes. Nadie lo cumple, ni en Europa, que tiene la media en 5, pero el dato está ahí. Esta derivación, que ya existe en alto grado, se incrementará con los recortes. Por ejemplo, si se elimina el TAC por la tarde en Jerez lo asumiría el Sanatorio San Juan Grande. Al SAS le sale más barato realizar un TAC en un centro privado pagando el servicio que realizarlo en sus instalaciones. El motivo es sencillo: en un centro privado se necesita menos personal.

Pero reducir gastos por un lado puede incrementarlos por otro, como explica un médico de Puerta del Mar. "Aseguradoras laborales llevarán a un paciente de trauma al quirófano con una resonancia. Aquí no. Para ahorrar la resonancia, el centro se limita a hacer una radiografía donde podrá verse una fractura, pero no una lesión de las partes blandas, de ligamentos, pongamos por caso. El paciente irá y vendrá varias veces con las mismas molestias y no podrá trabajar, lo que es un coste añadido para la Seguridad Social".

Los médicos recuerdan que "esto no es Lourdes. Aquí no se cura por imposición de manos. Existen unos protocolos, un sistema por el cual a una patología se le aplica tal tratamiento. Otra cosa es que tengas medios para aplicarlo". Un médico relata el celo que puede darse a la hora de recetar medicamentos. El gasto farmacéutico se controla al máximo, para lo cual se limita al facultativo la expedición de recetas de determinados fármacos caros. Es lo que llaman la 'lista negra'. No es que exista oficialmente, por supuesto, pero los médicos conocen la frontera. La justificación no se encuentra en el gasto, sino que la comunidad puede no haber comprobado sus resultados, aunque éstos sí que se den por buenos en otras comunidades. Un ejemplo: los condroitinsulfatos revolucionaron el tratamiento de la artrosis. Como toda patente en sus inicios, el medicamento que comercializaba el descubrimiento era caro. Durante algunos años se siguió recetando antiinflamatorios conocidos como AINE, el mejor cliente de digestivo porque provocaba gastritis en la mayoría de los casos pese a los protectores estomacales que se recetaban acompañándolo.

No es que no se invierta. Es conocido el caso de un grupo de médicos de cirugía plástica a la vanguardia en nuevas técnicas. Puerta del Mar invirtió en instrumentos de microcirugía con un coste de unos 8 millones de las antiguas pesetas, pero el grupo fue trasladado a Sevilla y el aparato de microcirugía pasó al 'cementerio de aparatajes'. Casos como ése alimentan la prudencia inversora. Hace tiempo que se pide nuevo aparataje para cirugía torácica, pero a la hora de los presupuestos siempre se acuerdan de aquel aparato de microcirugía plástica. Y es que los médicos temen que la crisis lleve a serios ajustes. "Confíemos en el buen criterio. De lo contrario, sería muy tentador ajustar donde no se debe".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios