Jerez

Luto en La Barca por el atropello mortal de Juan Carlos Cortés en Sevilla

  • La víctima, de 53 años, era cocinero de un bar de Hytasa y salía de trabajar cuando fue arrollado

El bar en el que trabajaba Juan Carlos Cortés, cerrado el pasado domingo por defunción.

El bar en el que trabajaba Juan Carlos Cortés, cerrado el pasado domingo por defunción. / Juan Carlos Muñoz

La Barca de la Florida está de luto por el atropello mortal de Juan Carlos Cortés Aguilar, víctima mortal del atropello ocurrido la noche del pasado sábado en la Ronda del Tamarguillo, en Sevilla. El Ayuntamiento de La Barca confirmó la irreparable pérdida.

El sospechoso del atropello mortal está ya plenamente identificado y se le busca en Sevilla en la zona de Las Letanías. Fue allí precisamente donde la Policía recuperó el coche implicado en el accidente, un Renault Megane de color gris, una hora después del siniestro.

Los hechos ocurrieron a las 23:35 horas del sábado en la Ronda del Tamarguillo, a la altura de la confluencia con la avenida de Hytasa. Juan Carlos Cortés, de 53 años, acababa de salir de trabajar en el bar Tamarguillo Tapas, ubicado en la esquina de la citada avenida. Era el cocinero del establecimiento. Cruzaba el paso de peatones de la Ronda del Tamarguillo en dirección al Matadero cuando fue arrollado por un vehículo a toda velocidad.

El conductor del coche se dio a la fuga tras el atropello, dejando malherido al peatón, al que desplazó más de 30 metros como consecuencia del impacto. El hombre quedó tendido en el asfalto con lesiones muy graves y falleció poco después. Los servicios sanitarios del 061, que trataron de reanimarlo infructuosamente, sólo pudieron certificar la defunción. 

Varios testigos presenciaron el atropello y explicaron a la Policía Local cómo se produjo el accidente, así como una descripción del coche y de la dirección de huida. Los agentes también estuvieron revisando las cámaras de control de tráfico de la zona. Una hora y cuarto después del accidente, los policías localizaron el vehículo en una calle de Las Letanías. El coche estaba destrozado en la parte delantera.

El sospechoso cuenta con varios antecedentes y el bar Tamarguillo Tapas, donde trabajaba la víctima, estuvo cerrado el domingo, un día grande de un local que suele ser muy concurrido tanto a la hora del desayuno como a la del aperitivo a mediodía. Se trata de un negocio muy popular en la zona. Un folio escrito a bolígrafo colocado sobre la persiana de seguridad informaba de que estaba 'cerrado por defunción'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios