Marco de Jerez

La vendimia avanza hacia su ecuador con 27 millones de kilos de uva cosechados

  • El sector mantiene su previsión de un 10% más de producción hasta rebasar los 62 millones de kilos al cierre de campaña

Recepción de la uva este jueves en el lagar de la cooperativa de Jerez.

Recepción de la uva este jueves en el lagar de la cooperativa de Jerez. / Manuel Aranda

Después del madrugador inicio de la vendimia del Marco, el más temprano que se recuerda y que incluso se pensó que podría encajarse por primera vez en el mes de julio tras la brotación anticipada de la vid en febrero, la campaña avanza hacia su ecuador, con cerca ya de 27 millones de kilos de uva cosechados, casi la mitad de los 62 millones del aforo previsto.

El sector mantiene la estimación de un 10% más de producción final que la campaña anterior, considerada una vendimia corta con 57,3 millones de kilos molturados y un 30% menos que los alcanzados en 2018.

Según el último parte del Consejo, hasta el 18 de agosto inclusive se habían molturado en el Marco 26,9 millones de kilos, de los que más de veinte millones corresponden a viñas ubicadas dentro del término municipal de Jerez, donde se localizan 12 de las 22 bodegas de elaboración que están ya en funcionamiento.

Los otros diez lagares se distribuyen entre Trebujena, que supera los 4,4 millones de kilos en sus dos lagares; Chipiona y Sanlúcar, con tres en cada una y producciones por debajo aún del millón de kilos; así como Chiclana y Rota, con un lagar cada una y una producción en este caso conjunta de apenas 100.000 kilos.

Cuadrilla de vendimiadores en la viña San Cayetano, propiedad de la familia Monje Ferral. Cuadrilla de vendimiadores en la viña San Cayetano, propiedad de la familia Monje Ferral.

Cuadrilla de vendimiadores en la viña San Cayetano, propiedad de la familia Monje Ferral. / Manuel Aranda

La graduación media hasta la fecha es de 11,12 baumé, ligeramente por debajo de la registrada en la campaña anterior, que se cerró en 11,15. La uva de las dos últimas localidades presentan las mayores graduaciones con 11,42 y 11,33 baumé, respectivamente, si bien el viñedo del municipio jerezano marca la pauta con un promedio de 11,16 grados. Chipiona y Sanlúcar, de más reciente incorporación a la vendimia, se mantienen de momento por debajo de los 11 grados.

La cooperativa de Las Angustias o Covijerez, que se incorporó el lunes a una campaña ya generalizada, detalla que la bajada de temperatura tras la ola de calor se notó en el grado de la uva en los primeros días, “un poco justo, aunque suficiente”, señala su presidente, Salvador Espinosa, quien puntualiza no obstante la subida experimentada en los últimos días.

El responsable de la cooperativa jerezana destaca igualmente la uva que está entrando en el lagar llega “muy sana” sin que se aprecien daños por las enfermedades y plagas que han proliferado este año en el Marco por las condiciones meteorológicas de la primavera, marcada por el exceso de humedad.

“Las viñas de los pequeños viticultores cooperativistas están en buen estado sanitario gracias al cuidado durante la época más complicada de la primavera en plena pandemia del Covid y se ha podido salvar la cosecha a pesar del mayor coste este año en productos fitosanitarios”.

En cuanto a los brotes de pudrición detectados principalmente en viñas del litoral sanluqueño y en algunas viñas de Jerez, de momento se mantienen bajo control.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios