Jerez

Muere a los 86 años Jaime Bachiller Martínez, "el pediatra de medio Jerez"

  • El académico, afincado en Jerez durante media vida, fallece en su casa de El Puerto

  • El funeral será hoy a las 12 en San Dionisio

Jaime Bachiller Martínez posa en el exterior de su casa en una imagen tomada en 2011 para una entrevista con este Diario. Jaime Bachiller Martínez posa en el exterior de su casa en una imagen tomada en 2011 para una entrevista con este Diario.

Jaime Bachiller Martínez posa en el exterior de su casa en una imagen tomada en 2011 para una entrevista con este Diario. / vanesa lobo

El pediatra Jaime Bachiller Martínez falleció ayer en su casa de El Puerto a los 86 años tras una larga enfermedad "contra la que luchó hasta el final". "El pediatra de medio Jerez", ha sido la frase más pronunciada tras conocerse el triste hecho. Y es que así fue, ya que por sus doctas manos pasaron cerca de 18.000 jerezanos.

Nació en Mazuecos, entre Chinchón y Aranjuez, pero el destino le trajo hasta aquí, como teniente médico en La Parra. Hay que sumarle su trabajo en la Seguridad Social durante 32 años y en su consulta de la calle Francos. Cumplió sus bodas de oro 'laborales' en 2004 y trabajó hasta los 79. Se enamoró de la ciudad, donde ha permanecido media vida, y de su Semana Santa. Más tarde, de una jerezana, Magdalena Burgos Martínez. Tenía 4 hijos y 7 nietos.

Fue destacado también por sus estudios sobre el 'bullying' o acoso escolar y las bondades del vino de Jerez. También era académico de número y vicepresidente de Ciencias de la Academia San Dionisio hasta la última legislatura.

Con una curiosidad intelectual inagotable, se interesaba por todo y de todo le gustaba investigar. Pero sobre todo sabía del vino de la tierra y sus bondades. De él decía que "la gente ha confundido vino con alcohol. El vino lleva 250 productos, que tienen muchos antioxidantes. Tomado con mesura es muy bueno para la salud". Y sabía, claro está, de la infancia y también de valores: "el futuro está en los niños y hay que saberlos educar", decía. Con una vocación extraordinario por la pediatría, era un gran estudioso, un hombre afable y con una gran dosis de cercanía con todo el mundo que le mereció ser muy querido en la ciudad.

El funeral por el alma del doctor se celebrará hoy, a las 12 horas, en San Dionisio. Será enterrado en el cementerio municipal Nuestra Señora de La Merced. DEP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios