Jerez

"Nadie va a arreglarnos las cosas, tenemos que hacerlo nosotros"

  • La marea de pensionistas vuelve a hacer una llamada a la reivindicación en la Plaza del Arenal

Unas 400 pensionistas se concentraron ayer en la Plaza del Arenal en un acto enmarcado dentro de las jornadas de lucha estatal por el sistema público de pensiones. La iniciativa, que se repetirá a partir de ahora cada lunes a las puertas del Ayuntamiento, fue convocada por la Marea de Pensionistas y Jubilados de Jerez, dentro del calendario de movilizaciones que se están llevando a cabo por todo el país.

A lo largo de algo más de una hora, diferentes pensionistas y jubilados fueron pasando por un pequeño estrado situado a los pies de la fuente de la plaza para reivindicar lo que consideran como algo justo "ganado durante años de trabajo", aseguraron. No faltó la nota folcklórica, en esta ocasión con un doble fandango por parte del cantaor Juan de Márquez que, acordándose de 'El Carbonerillo', convirtió al flamenco en la mejor arma reivindicativa.

Los jubilados acabaron su acto leyendo un manifiesto a las puertas del Ayuntamiento

Con claridad y sobre todo convencimiento se pidió a los pensionistas que "no se queden delante del televisor, tenemos que movilizarnos, nadie nos va a arreglar las cosas, si no lo hacemos nosotros", destacó Matilda, sin lugar a dudas una de las personas con un discurso de mayor calado y que más aplausos recibió.

Esta misma señora recordó que después de una época tan mala "como la que vivimos en los años sesenta, fuimos nosotros los que reivindicamos algo mejor, y se consiguió, por eso ahora vamos a volver a salir a la calle, nos están tomando el pelo y ya estamos cansados".

Por último, solicitó "que las pensiones se incluyan en los presupuestos generales del estado y no se haga caso a la UE" y concluyó pidiendo a la sociedad "que vote con conciencia y un poco de imaginación porque somos nosotros los que podemos cambiar las cosas".

Dentro de las reivindicaciones se recordó que entre los objetivos principales de esta lucha está la de "suprimir la reforma de las pensiones de 2011", aprobada por Rodríguez Zapatero y firmada por los sindicatos tradicionales, junto con las patronales, "y la de 2013", aprobada por Mariano Rajoy.

Asimismo, se destacó que "esto no es una limosna, es lo que hemos cotizado durante años", y se abogó por "cambiar todo esto porque esto no sólo nos afectará a nosotros, sino a nuestros hijos y nuestros nietos. No debemos olvidar que los jóvenes tienen hoy unos contratos de pocas horas y eso es algo insostenible de cara al futuro".

Se enumeraron algunas medidas sociales como "una reforma en las pensiones de viudedad, que la base sea regulable", mejoras en el copago médico "porque hay muchas personas que no pueden hacer frente a esos gastos", y un cambio en las políticas de dependencia y sobre todo en lo que atañe a residencias públicas, que en palabras de una jubilada, "están cerrando, no les interesa tenerlas ahí, lo que quieren son centros privados".

Desde este colectivo se insistió en que pese a las mejoras conseguidas tras las movilizaciones de los días 22 de febrero y 17 de marzo, donde casi tres millones de personas tendrán una subida del 3% de sus pensiones, "aún hay muchas personas que en 2018 perderán poder adquisitivo". En este sentido, se aludió al total rechazo "al producto europeo de pensiones privados" que la Unión Europea y los estados miembros someterán a debate en los próximos meses. Las reivindicaciones finalizaron con un paseo hasta la puerta del Ayuntamiento, donde se procedió a la lectura de un manifiesto, al grito de 'Sí se puede' o 'Pensionistas unidos, jamás serán vencidos'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios