Infraestructuras hidráulicas

La interminable obra de la depuradora de El Portal

  • Casi seis años llevan paralizadas las obras de mejora y modernización de la depuradora

  • La Junta ya tiene vía libre para retomarlas una vez modificado el proyecto y el contrato de obras

Uno de los depósitos de la depuradora de El Portal. Uno de los depósitos de la depuradora de El Portal.

Uno de los depósitos de la depuradora de El Portal. / Pascual

La Junta de Andalucía ya tiene vía libre para que puedan retomarse las obras de mejora de la depuradora de El Portal, unos trabajos que llevan paralizados casi seis años. Tras una larga tramitación, la inversión podrá retomarse para concluir un proyecto que se inició en 2009 y que ha sufrido numerosas vicisitudes durante todo este tiempo.

El organismo autonómico anunció el pasado mes de mayo el desbloqueo de esta intervención con la que se pretende que la estación depuradora de El Portal, que trata las aguas residuales de la ciudad y de algunas pedanías, se adapte a la normativa ambiental. No obstante, no ha sido hasta este pasado mes de enero cuando la Agencia de Medio Ambiente y Agua, dependiente de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Sostenible, ha aprobado de manera definitiva la modificación del contrato que permitirá la conclusión de esta obra. Esto supondrá un sobrecoste de casi 252.000 euros para una inversión cuyo coste inicial se fijó en los 10,7 millones de euros.

El proyecto, que empezó a ejecutarse en 2009, contemplaba la modernización de estas instalaciones que se pusieron en marcha en 1994 con la construcción de un nuevo depósito para lixiviados, la sustitución de los equipos de pretratamiento, la modernización y reconversión del sistema de tratamiento biológico para permitir la reducción de contaminantes orgánicos o la construcción de un nuevo equipo de tratamiento de fangos.

Sin embargo, las inundaciones sufridas en la vega del Guadalete en 2010 retrasaron el proyecto. Y en agosto de 2011 se acabaron paralizando las obras por desavenencias entre la Junta y la empresa adjudicataria, la firma Befesa, cuando los trabajos estaban a un 70% de ejecución.

Tras rescindir el contrato, se hizo una nueva licitación para acabar con la obra. Se le encomendó entonces a Saconsa en febrero de 2014, una firma del grupo Joca especializada en ingeniería y construcción, por un importe que rondaba los 2,5 millones de euros y un plazo de ejecución de 11 meses. Sin embargo, un año más tarde, se consideró entre las partes que era necesario modificar el proyecto originario de obras ya que había unidades de obra que no se podían ejecutar.

De este modo, la inversión volvió a quedar paralizada y no fue hasta junio de 2019 cuando la Consejería de Agricultura y Desarrollo Sostenible autorizó la redacción del nuevo proyecto de obras. Se inició así una tramitación que ha durado aproximadamente año y medio. Durante este tiempo, el organismo autonómico anunció el pasado mes de mayo la aprobación del nuevo proyecto; sin embargo, aún restaba modificar el contrato con la empresa Saconsa para adaptarlo a las nuevas condiciones y ampliar tanto el periodo de ejecución como el coste total de la obra, que en la fase que queda pendiente tendrá un coste de unos 3,8 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios