Jerez

Ocupan ilegalmente el edificio abandonado de Fernán Caballero

  • El inmueble quedó a medio construir en esta calle del Agrimensor durante la grave crisis inmobiliaria

  • Denuncian que se mantienen los problemas de basuras y roedores en esta calle cerrada

Edificio en obras que ha sido ocupado, según denuncian los vecinos. Edificio en obras que ha sido ocupado, según denuncian los vecinos.

Edificio en obras que ha sido ocupado, según denuncian los vecinos. / Vanesa Lobo

Los vecinos de la calle Fernán Caballero vuelven a estar en pie de guerra ante la pasividad municipal. A finales del mes de mayo denunciaron los problemas que padecen de drogas, prostitución y roedores en la zona desde hace años. Todo ello causado principalmente, según destacaron algunos afectados, por la existencia en esta calle de un edificio a medio construir que quedó, como otros tantos, abandonado durante la crisis inmobiliaria.

"Quitaron las basuras pero la calle sigue estando cerrada", denuncia Manuela, una de las afectadas. Como vecina no entiende que la calle pueda ser transitada por peatones pero continúe cerrada al tráfico rodado. Mientras tanto, esta vía del Agrimensor sigue siendo una escombrera ilegal. "Medio Ambiente me dice que no es competencia suya retirar los escombros", lamenta. Además, "me dicen que la calle no se puede abrir hasta que resuelva el tema de la obra", explica, en alusión al edificio privado que no se terminó de construir.

Por si esto fuera poco, la valla de alambres que hay en la calle "está a medio quitar" y se ha convertido en un peligro para los viandantes, especialmente para los niños de la zona.

Tampoco se han solucionado los problemas por la proliferación de roedores, ya que el edificio abandonado sigue siendo utilizado para tirar basuras en su interior. "Y para colmo ya tenemos gente viviendo otra vez dentro", alerta esta vecina.

Hay que recordar que con anterioridad una pareja ocupó ilegalmente esta propiedad causando numerosos problemas a los vecinos. De hecho, debido a las peleas que tuvieron, los residentes se vieron obligados varias veces a pedir presencial policial. A pesar de que el edificio ha sido tapiado en diversas ocasiones de manera subsidiaria por el Ayuntamiento, lo cierto es que una y otra vez vuelve a ser víctima del vandalismo.

"Llevamos ya un año y siete meses con la calle cortada por culpa de sus malas prácticas y a los vecinos nos están creando problemas", critica Manuela. Los afectados entienden que es el Ayuntamiento el que tiene que actuar a pesar de que el inmueble no sea propiedad municipal ya que "pagamos nuestros impuestos y no es normal estar así", según advirtieron anteriormente.

Se da la circunstancia, además, de que los residentes de esta calle tuvieron que soportar también numerosas molestias durante más de un año cuando se produjo el derrumbe justo al lado de un muro en la parte trasera de la antigua Peugeot.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios