Iniciativa

Patrimonio en la piel

  • El tatuador Samuel Martínez hace realidad su sueño de tatuar las piezas más emblemáticas de diversos museos andaluces

  • El Arqueológico de Jerez estrena el proyecto con el casco griego

Imagen del resultado del tatuaje del casco griego. Imagen del resultado del tatuaje del casco griego.

Imagen del resultado del tatuaje del casco griego.

Samuel Martínez, en pleno proceso en el Museo, junto al casco. Samuel Martínez, en pleno proceso en el Museo, junto al casco.

Samuel Martínez, en pleno proceso en el Museo, junto al casco.

Samuel Martínez es tatuador y un apasionado del arte clásico, sobre todo, del barroco. Tanto a él como a su mujer y a su hijo, les encanta visitar museos, aunque reconoce que muchas veces sólo están ellos recorriendo salas. Un tema que le entristece. Echa de menos más afición al patrimonio. Por ello, ha decidido unir su profesión y su pasión artística en un proyecto que ya cuenta con el respaldo de numerosos museos andaluces, como el Arqueológico de Jerez.

La iniciativa consiste en tatuar a un voluntario de cada ciudad, en el propio museo, su obra más emblemática. La primera vez fue el pasado mes de marzo en el mencionado espacio expositivo jerezano, una convocatoria en las redes que tuvo un gran éxito ya que se prestaron numerosas personas. La pieza elegida fue el casco griego del Guadalete. Jerez fue el estreno pero el estado de alarma paralizó la iniciativa... hasta ahora. Y es que Samuel no piensa dejar pasar la oportunidad de continuar con este sueño y ya está en conversaciones con el Museo de Cádiz.

“Es un proyecto que siempre he tenido en la cabeza y la verdad es que los museos se han volcado, les ha encantado la idea. Esa primera vez pues estaba un poco nervioso porque había gente mirando, grabando... Porque de hecho ese día el Museo dejó la entrada gratuita. Claro, no estaba en mi estudio, mi zona de confort, donde sé dónde está cada cosa, y eso inquieta”, confiesa el artista.

La Delegación de Cultura del Ayuntamiento de Jerez ha elaborado un vídeo sobre esa jornada de marzo en el que se muestra todo el proceso. “La idea de todo esto es difundir el patrimonio, acercárselo a los jóvenes. Eso es lo suyo”, insiste.

Tatuaje del casco griego en el Museo Arqueológico de Jerez por Pol Tattoo y Samuel Martínez.

Para la próxima cita, pendiente de la aprobación del siguiente museo, hará una nueva convocatoria por las redes. “La última vez me llovieron los candidatos. Tiene que ser oriundo de la ciudad, y ser consciente de que lleva un tatuaje”, cuenta.

Hace una década que Samuel tatúa, aunque abrió su propio estudio hace dos años, Pol Tattoo. Artista autodidacta, se inició con el grafiti, luego los cuadros y después se pasó al tatuaje como fuente de ingresos. “Realmente, a mí lo que me gusta es pintar, pero no da para vivir demasiado, y el tatuaje sí. Me han pedido cosas raras, tatuajes peculiares, pero cada uno tiene su sentido”.

Lo ideal para Samuel sería compaginar su profesión con la pintura. Pintar todo lo que sea barroco, Caravaggio, José de Ribera... “Mis cuadros son así, figurativos, realistas y muy tenebrosos. Y alguna vez los he tatuado, pero priman las modas”.

Vive un arte en la piel y otro lo disfruta desde el alma. Defensor del patrimonio, tiene en sus manos una herramienta para protegerlo. Hacerlo casi imborrable.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios