Jerez

Los agresores del boxeador fueron detenidos cuando dormían

  • Los acusados de agredir a Carlos Romano y a su primo se escondían en un piso de Las Torres

Apuñalan a un guardia de seguridad cuando regresaba a casa Apuñalan a un guardia de seguridad cuando regresaba a casa

Apuñalan a un guardia de seguridad cuando regresaba a casa / Miguel Ángel González

La Policía Nacional ha detenido a dos personas como presuntos autores de dos delitos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas y contra la salud pública tras agradir al boxeador jerezano Carlos Romano Pinteño y a su primo.

Los detenidos son dos hermanos que el pasado 13 de mayo hirieron gravemente a las dos víctimas cuando el primero regresaba de la Feria del Caballo tras trabajar durante toda la noche como guardia de seguridad en una caseta. Estos sufrieron heridas graves debido al impacto de varios disparos de escopeta y por la utilización de armas blancas. Por su parte, la autoridad judicial ha decretado el ingreso en prisión para los dos detenidos.

Según explica la Policía en un comunicado, los hechos investigados sucedieron en la mañana del 13 de mayo, cuando la principal víctima salía de desayunar en un bar ubicado en la barriada de Santo Tomás de Aquino tras finalizar su jornada laboral en la Feria de Jerez. Fue entonces cuando recibió varios disparos que impactaron en su espalda y extremidades, ocasionándole heridas de gravedad, así como también a su primo que lo acompañaba, que al tratar de defenderlo recibió varios impactos de cartucho en una de sus manos.

Posteriormente, los agresores utilizaron un arma blanca de grandes dimensiones de cuyos golpes intentó defenderse la principal víctima con sus propias manos, lo que le causó importantes cortes y traumas. Finalmente, Carlos Romano quedó tendido en la vía pública y varios viandantes informaron de los hechos a la Sala Operativa del 091.

Hasta el lugar se desplazaron varios indicativos de los Grupos de Atención al Ciudadano y dotaciones de la Policía Local, así como los servicios sanitarios del 061, cuyos facultativos atendieron a los dos heridos y los trasladaron hasta el Hospital de Jerez.

Fruto de las gestiones realizadas por los investigadores de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta se recabaron pruebas incriminatorias que determinaban la identidad y la presunta autoría de los hechos investigados, resultando ser los presuntos autores dos hermanos residentes en Jerez, que cuentan con un amplio historial delictivo.

Según ha indicado la Policía, los agresores abandonaron sus domicilios y se refugiaron en una vivienda del barrio de 'Las Torres-Icovesa', donde tomaban grandes medidas de seguridad para evitar ser localizados e identificados. No obstante, tras ser localizados y después de obtener la correspondiente autorización judicial, la Policía procedió a realizar la entrada y registro de la vivienda donde se ocultaban los investigados, que en ese momento se encontraban durmiendo. Para las detenciones se contó con la participación de la Unidad de Prevención y Reacción.

En el interior de la vivienda se detuvieron a los dos investigados, acompañados por una mujer. Además, en el registro se intervinieron 23 bellotas de hachís, 16 bolsitas de plástico con cocaína y otras seis bolsitas de plástico con heroína, así como un puñal y dinero en metálico fraccionado para facilitar la venta.

Al parecer la mujer, familiar de los detenidos, era la encargada de aprovisionarlos de alimentos y bienes de primera necesidad e igualmente participaba en la actividad de tráfico de drogas, por lo que también fue detenida como presunta responsable de un delito contra la salud pública.

Una vez finalizado el atestado policial, los detenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia, cuyo titular decretó el ingreso en prisión preventiva para los hermanos detenidos y libertad con cargos para la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios