EDUCACIÓN

Propósitos y despropósitos

  • ENERO 2019. Rendimos un sentido homenaje a nuestra compañera de Dibujo Laura Luelmo, quien ya no podrá reincorporarse al puesto de trabajo por el que empleó tanta ilusión y esfuerzo

Propósitos y despropósitos Propósitos y despropósitos

Propósitos y despropósitos / LUIS MOGA

Como es sabido, el año nuevo comienza, pero no el curso escolar. En las comunidades educativas afrontamos el segundo trimestre. Quedaron atrás las notas de la primera evaluación y sus posibles consecuencias en los regalos navideños. Ahora procede el análisis de resultados, la detección de problemas de aprendizaje y las propuestas de mejora.

Es el momento de establecer propósitos, de planificar estrategias de trabajo, de distribuir las horas de dedicación a cada materia, a cada tarea, a cada objetivo, al desarrollo de cada competencia.

Siempre dije que “el segundo trimestre es el de verdad”. Es cuestión de ponerse. El tercero ya es para terminar de arreglar “desajustes” de cara al final de curso.

Las previsiones de reformas de leyes educativas ponen de manifiesto serias imprecisiones y dudas razonables.

En un artículo publicado recientemente en ‘Diario de Jerez’, el inspector de Educación Antonio Montero planteaba la idea de Andreas Schleicher que señala que “la reforma de la educación no se hace realidad a menos que los educadores la lleven a cabo y la hagan suya”.

Todo es cuestión de empeñarse en lograr el compromiso de forjar un futuro mejor.

En 2019 se cumplen 100 años de la Bauhaus, la inigualable escuela de Diseño alemana que tanto ha significado para el arte, la estética y la formación contemporáneas. Una buena ocasión para reivindicar el papel primordial que las mujeres tuvieron a partir de entonces en el mundo del arte y su repercusión en la metodología proyectual, como podemos comprobar en libros tan interesantes como el de la profesora Marisa Vadillo (‘Las diseñadoras de la Bauhaus: Historia de una revolución silenciosa’). El compromiso ético y estético desarrollado a partir de 1919 por la Escuela fundada en Weimar por Walter Gropius constituyó en todos los sentidos su primer enunciado: “un lugar para la construcción”.

Tras el reencuentro vacacional en el ámbito familiar se presenta el replanteamiento convivencial en el ámbito docente. Tras la repetitiva “Noche de Paz” llega el ‘Día Escolar de la Paz y la No-Violencia’.

Ha llegado el momento de tomárselo en serio, lejos todavía de ferias y distracciones, pero con la vista siempre puesta en el futuro, buscando oportunidades, observando el entorno, apostando por contribuir en la mejora común en todos los aspectos.

Llegan los libros, las búsquedas, los apuntes y la puesta en práctica de consejos y metodologías.

Sueños, intereses, planes de vida y proyectos de futuro que harán posible que la formación integral se convierta en una realidad palpable gracias a la implicación de todas y cada una de las personas vinculadas al ámbito educativo. Lo contrario sería un despropósito.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios