Jerez

Recogida de firmas para que los franciscanos no se vayan de Jerez

  • En apenas un mes se ha logrado cerca de un millar de adhesiones, que se enviarán al superior de la orden

El trajín habitual de cada mañana en San Francisco, inherente a la actividad de la Plaza, puestos ambulantes y comercios que la rodea, tiene desde hace apenas cuatro semanas un elemento novedoso que rompe la monotonía del día a día de los muchos que traspasan las puertas del templo para rezar al Señor de la Vía Crucis o para visitar a San Judas, patrón de lo imposible. Se trata de una mesa instalada en el dintel de entrada en la que se pide la firma de feligreses, devotos y afines a la iglesia franciscana para que el cenobio siga existiendo y que los religiosos no dejen la ciudad después de 750 años de historia. En ese tiempo se ha recogido cerca de un millar de firmas en una iniciativa que pone en práctica la Pía Unión de San Antonio, una asociación seglar que 'vive' en este templo. A sabiendas de que cuando se dicta sentencia en estas cuestiones, la marcha atrás es un imposible o, al menos, es sumamente complicado, la recogida de firmas pretende ese objetivo. Es en lo que confía la persona que cada mañana, desde que abre la iglesia hasta que cierra a la una de la tarde, se ocupa se organizar y explicar a todos los que se interesan por la cuestión, devotos que con sorpresa firman sin dilación alguna cuando conocen que los padres de van.

En un manifiesto expuesto a la lectura de los firmantes, dirigido al padre provincial de la orden franciscana, se subraya la "extrañeza y preocupación por la nueva remodelación de la orden". Pone en duda que, pese al compromiso de los franciscanos en atender el templo tras su marcha, la medida no será suficiente "pues es mucho el trabajo que hay que realizar en Jerez". Se asegura que las misas diarias desaparecerán, así como la administración de los sacramentos y las visitas y auxilio a los enfermos.

El manifiesto, además, achaca a los franciscanos que no se hayan preocupado de formar a seglares para que den continuidad a las reuniones con la feligresía ni "han mandado personal adecuado para dinamizar estos grupos, como los hubo con anterioridad", y pregunta: "¿han dejado preparado a los fieles para que grupos de seglares lleven a cabo la liturgia de la Palabra?. Tampoco". Los avisos a la superioridad de la orden, incluso en tono crítico, siguen en el texto: "nos duele que después de 750 años de apoyo y servicio a Jerez desaparezca por una mala distribución y organización de la orden", subrayando posteriormente que "deben recordar que su misión es difundir el Evangelio y estar al servicio del pueblo de Dios, cosa que dejarán de hacer con su marcha de Jerez ". La demanda finaliza advirtiendo que "la protesta y ruego hemos querido hacerla antes, pero las circunstancias que vivimos en Jerez con tanto paro y tanta necesidad de toda índole no se ha podido realizar con una mayor antelación".

En septiembre, el provincial de la Orden de San Francisco anunciará la decisión en cuanto al futuro del templo. Sin cerrase, pasará a tener una gestión espiritual y del propio edificio desde la distancia ya que el convento desaparece y los religiosos irán a otros cenobios, mientras que el que ha sido el suyo, dicen, posiblemente sirva para Proyecto Hombre. Con otro carácter, la hermandad de las Cinco Llagas se ha ofrecido a la orden para poner a su disposición la estructura organizativa de la cofradía de cara a ese nuevo futuro que está ahí mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios