Jerez

Restringen el paso de coches a calles de Jerez Norte durante el 'botellódromo'

  • La Policía Local sólo dejará pasar a los residentes para evitar las molestias del tráfico y estacionamiento masivo de vehículos los viernes y sábados · Bermúdez dice que se garantiza el descanso a los residentes

El Ayuntamiento empezó ayer por la noche a restringir el acceso de vehículos a las calles adyacentes de la urbanización Jerez Norte, al objeto de impedir la circulación y el estacionamiento masivo en esa zona de ciclomotores y coches 'discoteca' que se desplazan al 'botellódromo'. Para ello la Policía Local reforzará la vigilancia, situando cuatro vehículos que controlarán las restricciones y permitirán pasar sólo a los residentes de la zona. Estas limitaciones al tráfico de vehículos se realizarán a partir de las 23,30 horas todos los viernes y sábados y su duración será de varias horas, coincidiendo con el tiempo durante el que habitualmente se prolongan las concentraciones de jóvenes en la zona del 'botellódromo'.

El delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Manuel García Bermúdez, fue el encargado de anunciar ayer esta medida, acompañado por el jefe de la Policía Local, Manuel Cabrales, que explicó el dispositivo que ya se ha puesto en marcha para minimizar las molestias que el 'botellódromo' causa a las urbanizaciones de Jerez Norte. Además se cortará al tráfico en los horarios de la 'movida' el último tramo del a calle Miguel de Unamuno para evitar concentraciones de jóvenes en esta zona y aumentar la seguridad. Esta calle dejará en breve de tener doble sentido y se quedará sólo una dirección hacia la avenida de Europa, una actuación que, según Bermúdez, responde a la necesidad de evitar los incidentes que suelen producirse en este vial, cuyo doble sentido crea confusión.

El delegado de Seguridad indicó, no obstante, que pese a estas limitaciones, el 'botellódromo' seguirá teniendo fácil acceso, ya que hay varias opciones para llegar a él y dejar los coches cerca. "Únicamente no van a circular vehículos en la zona que está habitada". Bermúdez argumentó que si estas actuaciones no se han llevado a cabo antes ha sido porque se ha esperado a que el 'botellódromo' se consolide como única zona de concentración. "Endurecer la vigilancia con anterioridad hubiese sido contraproducente porque podría haber provocado la reticencia de los jóvenes a concentrarse en este lugar".

La delegada de Participación, Solidaridad y Cooperación, Miriam Alconchel, agradeció a los vecinos de la zona "su paciencia" y señaló que las medidas adoptadas han sido posibles por la "voluntad de todas las partes implicadas en este fenómeno". En su opinión, los jóvenes han sido los primeros en responder de forma favorable al aceptar el 'botellódromo' como el único lugar donde se permite el consumo de alcohol en la vía pública. Destacó también el esfuerzo de todas las delegaciones implicadas. "En la reunión que tuvimos con los vecinos de Jerez Norte y Nuevo Chapín nos comprometimos a tomar las medidas necesarias para que los residentes puedan descansar más y estén más tranquilos". Agregó que si hoy en día el 'botellódromo' es "un éxito" se debe en gran parte al papel que ha desarrollado la Policía Local. "Ha sido una labor pedagógica con los jóvenes y ha conseguido que el botellón que estaba diseminado por varios lugares se concentre en el único espacio permitido".

No obstante, esta "labor pedagógica" no ha estado reñida, según matizó Bermúdez, con la imposición de sanciones cuando ha sido necesario. "Es verdad que no ha habido un exceso de celo de la Policía Local, que podría haber espantado a los jóvenes de esa zona, pero se hacen muchos controles de alcoholemia, y hay que decir que los conductores son bastante responsables. Sólo un mínimo excede la tasa de alcoholemia". Como dato, el pasado año se realizaron 6.702 pruebas de alcoholemia de las que sólo 123 dieron un resultado positivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios