Jerez

San Juan de Letrán se convierte en el mercadillo de 'Dulces de monjas'

  • La hermandad de Jesús Nazareno organiza en el patio de su sede la venta de pasteles típicos navideños que provienen de diferentes conventos de hermanas de clausura

Unas lejanas melodías de villancicos flamencos hacen parar a cualquier transeúnte de la céntrica Alameda Cristina para, a continuación, llevar la atención al cartel que preside la entrada a la capilla de San Juan de Letrán y que reza: 'Cáritas nazarena'. Si uno sigue mirando con detenimiento la estampa que le rodea, quedará rendido ante la variedad de delicias navideñas que le rodea, y el estómago, más que la cabeza, le obligará a sacar la cartera.

Se trata del mercadillo de 'dulces de las monjas' que organiza la hermandad de Jesús Nazareno por cuarto año consecutivo en el patio de su sede, por lo que ya se puede hablar de una tradición navideña más en el centro de la ciudad. La idea no es otra, cuenta Raúl Castaño, hermano mayor de la Hermandad, que la de "ayudar a las monjas de clausura de diversos conventos de Jerez a vender los dulces que fabrican artesanalmente. Debido a la proliferación de supermercados y grandes superficies, ellas también han notado la crisis en el sector y la gente se acerca menos a sus tornos en busca de sus pasteles".

Entre los conventos que participan en el mercadillo se encuentran las hermanas agustinas de la calle Barja, clarisas de Madre de Dios y las de santa María de Gracia del convento de santa Rita. Otra sede que expone también sus productos, aunque en este caso se trata de velas, jabones y figuritas de belén, es el monasterio de la Cartuja, de mano de las hermanas de Belén. Según Castaño, entre los más de 30 tipos de dulces diferentes, las delicias más solicitadas por los compradores son las frutitas de hermanas clarisas y los pestiños y magdalenas de las hermanas del convento de la calle Barja.

Todas las personas que participan en la venta de los productos son hermanos de El Nazareno que prestan desinteresadamente su ayuda a las hermanas. El responsable de la Hermandad explica cómo "además de un acto solidario, el mercado también se convierte a su vez en una convivencia entre nosotros, los hermanos. Es otra ocasión en más para reunirnos". Según continúa Castaño, las principales ventajas que tiene este mercadillo respecto a los grandes comercios son "la producción artesanal de los productos y, sobre todo, el emplazamiento. Estamos en un sitio privilegiado de Jerez y aprovechamos la cantidad de turistas y extranjeros que visitan nuestra ciudad por estas fechas. Nos encontramos en el patio de una capilla céntrica, que siempre suscita interés turístico y además tenemos al lado un hotel importante, así que las monjas no pueden estar más contentas con el resultado de las ventas".

Desde el seno de la cofradía de Jesús Nazareno esperan poder acercarse a las cifras de recaudación de años anteriores, que alcanzaron los 6.000 euros, aunque todo "depende del tiempo y el espíritu navideño de los jerezanos". Por ahora, en el estreno durante la mañana de ayer, la hermandad recaudó más de 1.200 euros. El patio de la capilla permanecerá abierto para la venta de dulces hasta el próximo domingo, en un horario de 10 a 14 horas y de 17 a 21 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios