Feliciano PÉrez de azpillaga. Hermano mayor de las Tres Caídas

San Lucas necesita con urgencia las obras del techo y la espadaña

  • La cofradía del Miércoles Santo se muestra receptiva a una posible permuta con el Prendimiento

Feliciano Pérez de Azpillaga será el hermano mayor de las Tres Caídas durante los próximos cuatro años. Feliciano Pérez de Azpillaga será el hermano mayor de las Tres Caídas durante los próximos cuatro años.

Feliciano Pérez de Azpillaga será el hermano mayor de las Tres Caídas durante los próximos cuatro años. / pascual

-Las Tres Caídas es una hermandad hecha pero ¿qué proyecto trae bajo el brazo su nuevo hermano mayor?

-Pues la continuidad. José Antonio González Leal no ha podido presentarse por diversos motivos personales pero yo era su teniente hermano mayor. Queríamos repetir otra nueva legislatura y en este caso me he presentado yo. Habrá continuidad de lo que se ha venido haciendo. La base está en las reglas fundamentales de la hermandad. La formación, la caridad y el culto. Seguiremos apostando por la caridad a través de la fundación Patricia Bazán y la formación y el culto como se ha venido desarrollando hasta ahora.

-Por cierto que la fundación hace una gran labor quizá no muy conocida.

-Así es. Hace una labor enorme. Hay que destacar las visitas que se hacen al hospital donde se acude dos días por semana para acompañar y asistir a los enfermos más pequeños. Además, hacemos muchas labores asistenciales en este barrio tan necesitado. A través de Cáritas y también existe una asistencia muy importante con los mismos hermanos que pasan momentos malos económicamente.

-Se inicia una legislatura con una sorpresa no muy grata. Hablamos de las obras que se van a acometer urgentemente en el santuario diocesano de San Lucas. Todo un reto.

-Pues sí. Teníamos algunos proyectos pero hemos tenido que cambiar. Ahora hay que hacer frente a una obra muy costosa y de manera urgente. Todo comenzó con el balcón del campanario que hubo que derribarlo porque hubo algún desprendimiento. Hay que arreglar toda la espadaña, la nave izquierda del templo y la cúpula de la capilla de Santa Ana. Esto ha sido una sorpresa que nos ha trastocado todo pero bueno lo vamos a afrontar gracias al aval del obispado que permitirá tener acceso a la financiación. Pero claro tendremos que buscar fondos para poder sufragar estos gastos sin tener que mover la economía diaria de la hermandad.

-Pero estamos en una hermandad solvente.

-Es solvente pero no para hacer frente a estos gastos tan elevados e imprevistos. Estamos hablando de unos 200.000 euros que es un capital importante.

-Es como pagar un paso de misterio nuevo.

-Más o menos.

-¿Se va a recibir ayuda de alguna administración pública?

-De momento no vamos a recibir nada. Ni Ayuntamiento ni Junta de Andalucía pueden ofrecer ayudas. Hemos solicitado alguna colaboración con la fundación La Caixa y también realizar actividades a ver qué organismos pueden colaborar desinteresadamente.

-¿Hay finalmente dos fases?

-Sí. Hay una intervención urgente, que es la primera, en la zona izquierda de la iglesia por unas tejas sueltas en las que hay filtraciones de agua. Además está la cúpula por la parte interior de la capilla de Santa Ana. Está previsto que en tres o cuatro meses esté hecha. Después hay una segunda fase que es lo que afecta a la espadaña del campanario. Esto sí va a ser más largo. Cinco o seis meses. Vamos a arreglarla íntegramente y sacar toda la piedra de la iglesia.

-¿El Miércoles Santo no corre peligro?

-No creo. Todo depende de los permisos de la Junta. Ya tenemos casi acabado el proyecto íntegro y lo presentaremos en la Junta porque el edificio está declarado BIC. Ahora dependerá de la premura que tome la misma Junta. Pero la parte interior estará sobradamente acabada y no habrá problemas. El exterior ya no lo sabemos. Pero podemos salir sin problema en el caso que la espadaña estuviera en obra. Sí quiero aclarar que si no acometiésemos estas obras ahora, podríamos tener problemas muchos más graves y estructurales en un corto plazo de tiempo. Así que a intervención hay que hacerla ya. No hay opción.

-Si no fuera por las cofradías…

-Gracias a que hay hermandades y que estamos aquí hay muchos templos abiertos. Yo creo que las hermandades son las que le damos vida a estos templos tan antiguos. Estarían muchas iglesias cayéndose.

-Quería preguntarle por la permuta por el Prendimiento.

-Esto es un tema que surgió con la reunión de toma de hora de este año. El Miércoles Santo somos muchas cofradías en la calle. La hermandad del Prendimiento nos comentó que querían hacer una permuta con nosotros. Nosotros no ponemos en principio problema a que lo estudien y nos lo soliciten. Una vez solicitado oficialmente nos pronunciaremos. Pero en cualquiera de los casos, la permuta sería sólo para el año que viene. De forma que fuese como una prueba. Después se estudiaría los pros y los contras y se tomaría una decisión de cara un futuro. Eso es lo que hay más o menos.

-Las Tres Caídas llegaría mucho más tarde si pasáis los últimos.

-No creas. Nosotros siempre hemos salido a las seis de la tarde. Ahora sí salimos mucho más temprano al incorporarse nuevas hermandades. Recogernos tampoco lo veo un problema porque ir en el lugar que tenemos nos ha propiciado que una hermandad fuera por delante a su ritmo. Si ahora pasamos los últimos iríamos solos y no tardaríamos tanto. Saldríamos sobre la medianoche de la Catedral y estaríamos en casa una hora más tarde. Con lo cual más o menos a la misma hora que solemos hacerlo. Iríamos con nuestro ritmo hasta llegar a casa.

-¿Feliciano va a potenciar algo en especial en la hermandad?

-La juventud y los niños. Es una pieza muy importante y cuando hemos incorporado a los niños a la cofradía, la hermandad ha recobrado vida. Estoy muy unido y trabajando con la diputada de juventud para fomentar esta parte tan importante de la hermandad.

-¿La relación con los devotos?

-Siempre hemos tenido muy buena relación con los devotos. Ellos son una parte muy importante de la hermandad. Ya lo dije cuando tomé posesión en el discurso que ofrecí. Para mí son una pieza fundamental. Son la vida de nuestra hermandad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios