Jerez

Sofocan 40 incendios de vegetación en las primeras jornadas del verano

  • De junio a octubre de 2010, los bomberos realizaron 152 salidas por este motivo · Piden extremar las precauciones, ya que la mayoría están originados por el hombre

La llegada del verano y de las altas temperaturas acrecientan el peligro de incendios de vegetación, pero éstos no sólo afectan a las grandes hectáreas de bosque. En las ciudades, y más en Jerez, que tiene el término municipal más grande de toda Andalucía, el peligro también acecha en descampados, solares y fincas.

Los llamados incendios de vegetación, catalogados como tipo de incidencia de actuación a cuarto nivel por el Consorcio Provincial de Bomberos de la Provincia de Cádiz, son muy comunes de junio a octubre y, como mínimo, hay una salida diaria para sofocar incendios en este sentido.

El 085 distingue varios tipos de incendios de vegetación: los más comunes son los de pastos, originados generalmente en los terrenos de cultivo, seguidos de los de rastrojo y ya en menor medida, de matorral. Incluidos también como incendios de este tipo son los producidos en setos o brezo; arbolado; cosechas; en residuos agrícolas y en pajares.

En 2010, del 1 de junio al 30 de septiembre, los bomberos realizaron en Jerez 152 salidas para sofocar incendios de vegetación, siendo la gran mayoría (103) de pastos, lo que supuso un 67,75% del total. Este año, del 1 de junio al día de hoy, el 085 ya ha realizado 37 salidas, 25 de las cuales han sido fuego de pastos.

Las horas más peligrosas, las que registran mayor número de incidencias de este tipo por ser las de más calor, son las comprendidas entre las 12 y las seis de la tarde, mientras que por zonas, la Sur y en concreto, San Telmo, el Mopu y todo el entorno del polígono industrial de El Portal son las que se llevan la palma.

Así y todo, para evitar que se produzcan incendios de este tipo, la delegación de Medio Ambiente se encarga de la limpieza de los solares de propiedad municipal. La misma, además, lleva un control de aquellos de propiedad privada, a cuyos propietarios les exige su limpieza y mantenimiento.

María Jesús Palacios, jefa del Consorcio de Bomberos de la zona de Jerez y su campiña explica que "el 95% de estos fuegos se origina básicamente por descuido humano y por malas prácticas", como puede ser el manejar material inflamable en terrenos susceptibles de salir ardiendo por su densa vegetación, así como arrojar colillas, botellas de cristal y demás basura o quemar rastrojos sin un mínimo control.

El que el grado de humedad en verano sea prácticamente inexistente contribuye igualmente a aumentar el riesgo de fuegos ya que la tierra y la vegetación están muy resecas, algo que como es lógico no sucede en invierno o en los meses de temperaturas más frescas.

María Jesús Palacios destaca igualmente que en esta zona, en verano,"tenemos las condiciones idóneas para que se produzcan fuegos de este tipo si tenemos en cuenta las altas temperaturas y el fuerte viento de levante que azota la provincia y que facilita que se aviven las llamas".

Además, la jefa de zona recuerda que la extinción de este tipo de incendios requiere de tiempo y de suficientes medios para garantizar que no se vuelvan a reavivar las llamas. Y aunque en muchas ocasiones son incendios de poca importancia, otras veces, si se descontrolan "pueden ser el foco de un incendio de grandes dimensiones". Sin ir más lejos, el pasado martes, en la cercana localidad de Arcos los bomberos tuvieron que sofocar un incendio de pasto y matorral que quemó 2.000 metros cuadrados de superficie. Además, destaca el hecho que se produjo de madrugada, lo que demuestra que la mano del hombre está casi siempre detrás de estos incidentes.

Por último, María Jesús Palacios remite a "recomendaciones que, aunque pueden resultar tontas y repetitivas, no las suele cumplir la gente, lo cual acaba originando estos fuegos". Así, estas son las de "mantener nuestras fincas limpias de rastrojos y, sobre todo, no arrojar basura".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios