Jerez

Solidaridad teme que la falta de limpieza provoque una "alerta sanitaria" en Jerez

  • La federación vecinal afirma que la plantilla "se siente impotente" ante la falta de efectivos en la calle

  • Critica que el gobierno local no intervenga a pesar del deterioro del servicio público

Los representantes del comité de empresa de Urbaser reunidos ayer con responsables vecinales de 'Solidaridad'. Los representantes del comité de empresa de Urbaser reunidos ayer con responsables vecinales de 'Solidaridad'.

Los representantes del comité de empresa de Urbaser reunidos ayer con responsables vecinales de 'Solidaridad'. / pascual

El comité de empresa de Urbaser -concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos- se reunió ayer con una representación vecinal encabezada por los representantes de la federación 'Solidaridad'. En el encuentro, los trabajadores del servicio público alertaron de la situación que están viviendo tras los recortes de los últimos años que han afectado, especialmente, al número de efectivos en la calle.

Al término de la reunión, José Saborido, de 'Solidaridad', explicó que el comité de empresa les había trasladado la "terrible problemática" que están padeciendo y aseguró que los trabajadores se encuentran "impotentes". Entre las cifras más significativas, el representante vecinal detalló que el servicio ha pasado de tener 433 trabajadores en 2011 a 352 en 2016. Por ello, sin contar los que están trabajando los fines de semana, la plantilla queda reducida "a 277 personas". Sin embargo, "no todos están a pie de calle ya que hay que restar los administrativos, los conductores y las personas que están de baja o de vacaciones". Igualmente, advirtió que esta merma podría ser "de hasta de un 30% más" de aquí a 2019 cuando expire el contrato de la concesión, ya que hay previstas alrededor de medio centenar de jubilaciones.

"No se están limpiando los contenedores", denuncian tras una reunión con el comité

Entre las consecuencias de los recortes, José Saborido explicó que está también la falta de limpieza de los contenedores "que pueden estar años sin baldearse por dentro, sólo se limpian de vez en cuando por fuera". "Esto puede crear una auténtica alerta sanitaria", augura este representante vecinal. Igualmente, la falta de recursos humanos hace que las labores de reciclaje "tampoco se estén cumpliendo y que el contenido de todos los contenedores acabe junto en el interior de un mismo camión".

"Los trabajadores están descontentos y se sienten impotentes", insistió Saborido, asegurando que los que están a pie de calle "se ven obligados a abarcar una zona de 7 a 11 kilómetros para limpiar. Eso es imposible para una sola persona". "Se sienten indefensos", añadió Sebastián Peña, presidente de Solidaridad.

Desde la federación vecinal lamentan que el servicio esté perdiendo calidad "a pesar de que tanto el gobierno como la oposición conocen la situación". De hecho, "en el último pliego, el compromiso era cubrir las bajas y jubilaciones, pero no se está haciendo y el beneficio, al no realizar contrataciones, se lo está quedando la empresa". Por ello, Saborido reiteró que se va a crear una "alarma social" al aumentar "la suciedad y, con ello, los insectos y roedores". Es más, "muchos vecinos dejan la basura en el suelo debido a que los contenedores están rotos y sucios". Así las cosas, Saborido hizo hincapié en la necesidad de mejorar este servicio público ya que "en las asambleas ciudadanas de final del año pasado, en los cinco distritos de la ciudad la queja común fue precisamente la falta de limpieza y el deterioro de los parques públicos y las zonas verdes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios