Jerez

Sólo Madrid supera a Cádiz en el crecimiento del paro en septiembre

  • El verano se despide con un reguero de 270 nuevos desempleados diarios que dejan una subida mensual de 8.017, la segunda mayor del país · Las causas: despidos masivos en hostelería y nuevos demandantes

Comentarios 1

La crisis no fue este caso un cristal tintado que todo lo ennegrece. Los malos presagios se confirmaron. Hasta los peores se quedaron cortos. Y no hay posibilidad, ni ánimo, de caer en el sensacionalismo porque los datos hablan por sí solos. La provincia sucumbió en septiembre a la crisis, convertida en un agujero negro que engulló a 8.017 trabajadores.

Nunca antes en la estadística moderna, que data de 1996, se había producido un incremento del paro de tal magnitud en Cádiz. El mayor fue en octubre de 2002, cuando 5.353 ocupados perdieron su empleo, mientras que para dar con la cifra más alta en un mes de septiembre hay que retroceder a 1997. Entonces fueron 4.732, un 70% menos que en este año crítico. El reguero de bajas laborales ha sido tan desmesurado que sólo Madrid sufrió el pasado mes un crecimiento del desempleo mayor (+9.738). Barcelona, Valencia, Sevilla o Málaga, localidades con cientos de miles de ocupados más registraron un impacto menor que Cádiz.

En términos relativos, el aumento ha sido del 6,6% y el resultado es un censo de 129.154 parados, desconocido también en el último decenio. Lo peor es que, según las previsiones de la propia Junta, la tendencia negativa se mantendrá en los próximos meses, ya que el otoño y el invierno son, con la salvedad de la campaña navideña, las peores temporadas laborales. Por asimilarlo a la crisis, también en el empleo lo peor está por llegar, por lo que el pronóstico es que la brecha interanual de desocupados, que ahora está situada en un 26,85% (con 27.340 parados más que en 2007), seguirá abriéndose hasta final de año.

Resulta así que mientras los periódicos se llenaban con el Euríbor al 5,5%, con un Wall Street desplomado o un Bush humilde y preocupado por un mal fin de reinado, casi 270 gaditanos perdían diariamente su empleo; 1.900 a la semana.

La causa ha sido doble: la brusca extinción de los contratos de la hostelería y la avalancha de nuevos demandantes sin experiencia anterior. De los 8.000 parados inscritos al término de septiembre, casi la mitad (3.906) pertenecen al sector turístico y 1.988 están englobados en el segundo grupo, el que recoge, mayoritariamente, a los jóvenes recién titulados, a los noveles en el mercado laboral y a las mujeres, muchas mayores de 45 años, que buscan un empleo para ayudar en los gastos domésticos.

Para ayudar o, en cada vez más casos, para cargar con las cuentas del hogar porque esta vez, la mayoría de nuevos desocupados fueron hombres, al contrario de lo que suele ser habitual tras el verano por el predominio de contratos eventuales entre las mujeres. En total, 4.434 hombres perdieron su empleo en septiembre frente a 3.583 mujeres.

La causa del mayor impacto masculino es la construcción, que sigue en caída libre. El pasado mes fueron 1.500 los obreros que se quedaron sin trabajo, agravando, un mes más, el batacazo laboral que sufre este sector. Hay un 78% más de desempleados que hace un año en el ladrillo (24.571), pero es que la agricultura y los servicios no han compensado la balanza y marcan ya un aumento interanual del 41% y 24,1%, con 5.911 y 61.658 desocupados, respectivamente.

La industria es la actividad a la que todos los agentes sociales quieren y pueden agarrarse ahora porque, aunque se ha mantenido medianamente estable pese a soportar la llegada de trabajadores expulsados de la construcción. En septiembre sólo registró 300 parados más y en el último año el crecimiento ha sido sólo del 3,9%, mucho más moderado. Además, la evolución de ocupados ha sido positiva, según ha constatado la Encuesta de Población Activa en sus últimas oleadas. Está por ver, eso sí, el resultado del tercer trimestre, que se conocerá a finales de octubre.

Y si el empleo sucumbió, las contrataciones y las afiliaciones a la Seguridad So más moderado. Además, la evolución de ocupados ha sido positiva, según ha constatado la Encuesta de Población Activa en sus últimas oleadas. Está por ver, eso sí, el resultado del tercer trimestre, que se conocerá a finales de octubre.

Y si el empleo sucumbió, las contrataciones y las afiliaciones a la Seguridad Social fueron, lógicamente, descendientes. Se firmaron 44.373 contratos, un 7,2% menos que hace un año, y de ellos más del 94% eran eventuales. En el apartado de cotizantes a la Seguridad Social, la bajada fue del 2%, lo que situó a Cádiz, una vez más, entre las provincias con peor evolución sólo por detrás de la provincia de Huelva (-2,37%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios