Jerez

Termina la huelga de autobuses con otra posible protesta en el aire

  • Los trabajadores dan por acabada la movilización, pero ya anuncian una asamblea para decidir nuevas acciones si no cobran noviembre y la extra en tiempo y forma

Desde el 8 de agosto los jerezanos estaban esperando esta noticia, la huelga de los autobuses ha finalizado. Aquel día de verano comenzó la protesta más larga de la plantilla de Urbanos Amarillos, una movilización que, aunque ayer no se desconvocó oficialmente, sí que no se secundará a partir del lunes. El comité de empresa informó que a pesar de que aún hay tres 'incidentes' en el cobro de las nóminas, "esto no es motivo suficiente como para seguir con la huelga", declaró el secretario, Juan González. Estos tres casos son de dos empleados que "por errores de banco" no han percibido los pagos y un empleado que no lo ha cobrado en su totalidad. "Estos pormenores los hablaremos con la empresa la semana que viene para poder solucionarlos, no creo que haya problemas", añadió González.

Pero lo bueno puede durar muy poco. La plantilla del transporte urbano ya avanzó ayer que en los próximos días volverá a mantener una asamblea "para comprobar que se cumple con el convenio. Es decir, que cobramos en tiempo y forma la nómina de noviembre y la paga extraordinaria", señaló el secretario del comité. En el caso de que haya errores en el ingreso de este dinero, "volveremos a poner sobre la mesa posibles movilizaciones a realizar, y claro, de ahí puede salir otra huelga".

En esta ocasión, el comité dijo que no esperaría mucho tiempo en convocar nuevas protestas "porque estamos cansados de que nos utilicen como rehenes. La empresa no da puntá sin hilo y siempre acaba sacando tajada", apuntó el representante del colectivo. González denunció en este sentido que la concesionaria del transporte urbano "ha fallado con el servicio, con la ciudad y con la plantilla desde el primer mes que llegó a Jerez. Nos demostró cómo era y sigue igual, dando problemas y con retrasos en las nóminas". Además, el secretario del órgano de representación de los trabajadores recordó que Urbanos Amarillos "tiene la obligación de traer vehículos nuevos antes de final de año, pero claro, visto lo visto no vamos a tener ninguno porque la empresa no tiene recursos". Por ello, el comité volvió a reiterar los 'beneficios' que podría obtener el Ayuntamiento con la gestión directa del transporte "porque el coste es más bajo".

Después de tres meses de huelga, la plantilla se encuentra "unida y con fuerza" ante una empresa cuyo material falla casi a diario y donde las nóminas no llegan nunca a tiempo. "En un primer momento nos mostramos flexibles, se puede ir mejorando la flota poco a poco, pero nada funciona con esta empresa", declaró González, quien resumió la situación actual declarando que "con Urbanos Amarillos la paz social no existe". A la espera de la desconvocatoria definitiva el próximo lunes, ya se puede avanzar que el servicio vuelve, sólo por ahora, a la normalidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios