Jerez

Trabajar sin una pizca de aire

  • El calor, principal enemigo de los 'currantes' veraniegos Beber mucha agua y refrescarse es el mejor antídoto para calmarlo

Ya está aquí el calor. Bastante más de treinta grados han llegado a marcar termómetros de la ciudad tras un no muy caluroso mes de julio. Muchos jerezanos ya han salido de su rutina habitual y disfrutan ahora mismo de sus vacaciones. Otros aún trabajan bajo el aire acondicionado a la espera de su asueto para poder marcharse a la playa. Este verano el calor ha sido muy anhelado, sin embargo algunos deseaban que el sofoco que azota Jerez no hiciera su aparición nunca, porque complicaría su rutina de trabajo.

En muchos oficios no es posible paliar el bochorno con ventiladores o aires acondicionados. Vendedores ambulantes, socorristas, trabajadores de campo, panaderos, albañiles o asadores de pollos no pueden hacer otra cosa que recurrir a los remedios de toda la vida para salvaguardarse del asfixiante calor.

El principal arma de estos jerezanos que trabajan con altas temperaturas es el agua. Su uso regulado hace que la jornada laboral de estos currantes sea mucho más llevadera. Las gorras, los refrescos helados y la fruta son alternativas que sirven de mucha ayuda a los jerezanos que trabajan bajo el sol .

Manuel, Alejandro, Juan y Eugenio son cuatro de estos trabajadores veraniegos que lidian con el calor jerezano día sí y día también. Todos coinciden en refugiarse a la sombra para que el sol no dañe ni la cabeza ni la piel.

Algunos con más experiencia que otros en soportar el lorenzo, pero todos coinciden que acaban acostumbrándose a trabajar sin una pizca de aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios