Jerez

Comienzan los trabajos previos a la demolición del edificio de Adif en San José Obrero

  • La Administración de Infraestructuras Ferroviarias asegura que ofreció el edificio al Ayuntamiento pero que como no obtuvo respuesta positiva procede a su derribo

Imagen de los trabajos previos a la demolición del edificio. Imagen de los trabajos previos a la demolición del edificio.

Imagen de los trabajos previos a la demolición del edificio. / Pascual

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha comenzado este viernes las labores de demolición de la edificación de la antigua casa del guarda de Renfe, situada en la calle Santa Jesusa, en la barriada de San José Obrero. Al inicio de estas tareas de demolición asistió el teniente de alcaldesa de Urbanismo, José Antonio Díaz.

Tal y como avanzara el jueves la alcaldesa, Mamen Sánchez, se trata de los trabajos previos de una actuación “que los vecinos llevan años reivindicando y que nos comprometimos a facilitar y agilizar al objeto de erradicar, lo antes posible, este foco de inseguridad e insalubridad que tantas molestias causaba”, señala José Antonio Díaz.La demolición del inmueble, que obtuvo su correspondiente licencia a finales del pasado año, “ha sido acogida con enorme satisfacción por los vecinos del entorno” que han acompañado al delegado, según dijo José Antonio Díaz. “La finca, situada cerca de un colegio y un parque infantil, tenía órdenes de ejecución y numerosas denuncias de colindantes afectados debido al avanzado estado de deterioro que presenta el solar, lleno de maleza, escombros, desperdicios, roedores, incumpliendo las mínimas condiciones de salubridad y seguridad”, ha señalado Díaz.

Igualmente, la grave situación del edificio, de una planta de altura y una superficie de 351 metros cuadrados, permitía la entrada de personas ajenas a la propiedad al encontrarse en estado de abandono y deshabitado, habiéndose registrado incluso incendios en varias ocasiones.

Pese a ello, hay que precisar que cuatro colectivos se habían opuesto a la demolición y pedían la cesión del edificio para convertirlo en un centro social. Se trata de las asociaciones vecinales San José Obrero 1ª, 2ª y 3ª Fase, Entrevías y Palos Blancos, junto con el colectivo cultural ‘La aceptación’. Estos colectivos remitieron un escrito a Adif para hacerle llegar su Proyecto de Centro Social Multifuncional en las dos casas de postas que van a ser demolidas.

Fuentes autorizadas de Adif señalaron ayer a este Diario que en su momento se le ofreció el inmueble cedido o con un alquiler simbólico al Ayuntamiento para que lo utilizara en su beneficio o lo cediera a colectivos, pero el Consistorio no dio luz verde a esa opción (el pleno municipal votó por la demolición), motivo por el que Adif solicitó permiso para derribar el edificio.

Los trabajos previos de demolición, tal y como informó el jueves la alcaldesa a las entidades vecinales del entorno y a la AMPA del colegio de San José Obrero, consisten en el desbroce y limpieza del terreno y, posteriormente, se procederá a la retirada del tejado, una fase que se realizará por las tardes para que no coincida con horario escolar.

“Teníamos el compromiso de facilitar esta actuación demandada históricamente por los vecinos y hemos cumplido. Hemos estado haciendo gestiones con Adif desde hace tiempo y al fin hemos conseguido que atienda nuestras demandas. Hoy es un día histórico para la ciudad y para los vecinos porque el Gobierno de Mamen Sánchez ha conseguido desbloquear otra actuación y que Adif cumpla con Jerez”, señala el delegado de Urbanismo.

Asimismo, José Antonio Díaz ha agradecido “la paciencia de los vecinos que también han luchado mucho por conseguir esta demolición y la transformación de este entorno, y que ningún gobierno anterior ha conseguido desbloquear”.

Nuevas inversiones para San José Obrero

Por otro lado, José Antonio Díaz ha recordado las próximas inversiones que el Ayuntamiento acometerá en esta zona, entre las que figura la construcción de un aparcamiento con 92 plazas frente al Parque Atocha, actuaciones de asfaltado en calles de San José Obrero, o una pista polideportiva abierta que se va a construir a la altura del campo de fútbol de acceso libre para todos.

Por su parte, Jesús Neira, representante vecinal de San José Obrero, ha acogido la noticia del inicio de la demolición “con gran satisfacción porque llevamos años soportando este foco de infección en la puerta de un colegio y en la entrada en un barrio, hoy es un día de orgullo y agradecemos al Gobierno que haya sido capaz de solucionar este problema”.

También ha estado presente Teresa Domínguez, presidenta de la comunidad de propietarios de Villa Jardín, que igualmente ha agradecido al Gobierno “el compromiso cumplido y el esfuerzo por hacer esta actuación posible; estamos muy contentos porque la presencia de este edificio nos ha acarreado muchos problemas y llevamos 20 años sufriéndolos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios