Jerez

El Via Lucis sigue sin ilusionar

  • Ese es el ánimo que prevalece en el ambiente ante las negativas a participar bajo los criterios impuestos por el Consejo

Comentarios 2

A estas alturas y cuando restan setenta y seis días para el 20 de abril, día elegido para la magna mariana o Via Lucis, la organización de este evento extraordinario por el Año de la Fe, la Unión de Hermandades, se sigue encontrando con los problemas que le están acarreando los 'nos'  a las propuestas que han llevado sobre todo a las cofradías. Y es que, al menos en el ámbito cofrade, no existe ilusión por este evento, que pese a que su anuncio despertó gran expectación, el recorrido que está llevando sigue sin convencer y lo que es más preocupante, no levanta los ánimos para participar. La clave puede estar en lo conceptual. El Consejo concibe este evento de una forma totalmente diferente a la ortodoxia cofrade y lo que se pensaba que podría ser una magna mariana está pasando a convertirse en un invento en el que al mismo tiempo se 'inventan' misterios para que encajen en el concepto del Via Lucis. En pocas palabras, no existe sintonía entre el lenguaje que manejan en Curtidores y el que las hermandades quieren o desean entender .

A estas alturas poco se sabe más allá de las invitaciones hechas y rechazadas a La Lanzada para que en su paso de misterio salga el Nacimiento ubicado en la basílica carmelita, para el que se busca un paso. O la negativa también de la hermandad del Mayor Dolor a que su titular fuera en el paso del Ecce Homo, vestida de blanco y sin su característico puñal en una composición en la que se incluía al apóstol san Bartolomé. Asimismo se añade la negativa de la hermandad de La Cena a que la Virgen de la Paz y Concordia de gloria fuera en el misterio junto con el apostolado para evocar el Pentecostés, pese a que sí ha accedido a que esté esta misma imagen de María en su paso. Se cuenta con el sí de Las Angustias, aunque dicen que a lo mejor convocan cabildo, mientras que por no permitirse que vaya en su palio, el Santo Crucifijo ha rechazado la propuesta de que figurara La Encarnación. La Merced tampoco estará, pero sí, finalmente, la histórica imagen de Consolación de Santo Domingo.

Desde ese mismo templo está pendiente el posible sí para la Virgen del Rocío, del mismo modo que la Inmaculada de la Catedral y la del Buen Suceso de La Trinidad. María Auxiliadora estará pero la de Montealto y no la del santuario, como ha reivindicado La Redención. La Virgen del Carmen cuenta con el beneplácito de la orden en Jerez y la hermandad de La Clemencia seguramente accederá a sacar a la Virgen de Salud y Esperanza, si no lo echa para atrás el cabildo de hermanos.

Entre tanto, en el obispado sólo se aguarda la propuesta que le llegue desde Unión de Hermandades. No hay fecha tope para ello, pero al igual que casi todo el mundo piensa, el tiempo pasa y se va agotando el margen. Lo que sí es ya una certeza es que el prelado, una vez que tenga el diseño, autorizará las salida pero no por decreto. Es decir, que no obliga detalle que deja sin respaldo 'legal' a las juntas de gobierno que han decidido estar sin pasar por cabildos ante el posible decreto del obispo diocesano.

En cuanto al capítulo de costes, se hablan de unos 30.000 euros que en su gran parte se corresponden con los desembolsos que tendrán que hacer los que pongan pasos en la calle. Ya adelantó este medio de que se manejaba la posibilidad -a alguna corporación se le ha ofrecido 2.000 euros- de poder compensar los gastos. En cualquier caso, dinero que deberá salir de la venta de sillas que se instalarán en un recorrido común que se planteará para el transcurrir de todos los cortejos y pasos participantes, que en teoría deberán ser catorce en función de  las estaciones que contempla el Via Lucis mariano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios