VIVIENDA

Viviendo con 'constancia' y miedo

  • La barriada lleva 13 años esperando su arreglo

  • Los vecinos denuncian el riesgo que asumen día a día

Resulta sorprendente pasear por el barrio de La Constancia y ver el estado en el que se encuentran la mayoría de sus edificaciones. Fachadas derrumbadas, balcones que se desprenden, ladrillos que se ven desde el exterior, paredes y techos con humedad. Y eso sin entrar en las viviendas individuales de cada propietario, unas casas que se construyeron en el año 1958.

María Martínez, junto a toda su familia, es una de las vecinas que sufre los graves problemas estructurales que tienen los edificios. La jerezana, que vive en uno de los bajos del bloque número 13 de la calle Juan Belmonte, una de las viviendas del barrio que se encuentran en peor estado, asegura llevar más de siete años en la misma situación. "Mi casa está así desde hace siete años, pero el barrio lleva esperando la rehabilitación desde el 2004 y esto sigue igual a día de hoy". La cocina de la vivienda de María se encuentra actualmente sin techo tras haber reventado una de las vigas de contención que sostienen la vivienda. Después de dos reparaciones en las que su propio bolsillo se ha visto afectado, señala que se encuentra en una "situación inhumana". "A nivel personal, aseguro que no puedo vivir así. Estoy dormida y escucho como cruje la viga. Cualquier día nos encontramos al vecino de arriba en la cocina. No puedo hacer de comer porque se me llena la cocina de cucarachas. En estas condiciones no se puede vivir", explica la afectada.

Pero María no es la única vecina que "exige respuestas por parte de las Administraciones con competencia en la materia". Ana García, propietaria de uno de los segundos del mismo bloque, ha tenido que reforzar el ventanal de su cocina tras observar las malas condiciones en las que se encontraba. "Esto es insoportable. Tengo un boquete en la cocina y el suelo levantado de como está. Le temo al invierno. Cuando se empape con la lluvia, veremos a ver qué pasa. A Dios le pido que no ocurra una desgracia porque andar por debajo de los balcones es muy peligroso. Esto no nos lo pueden seguir dejando así", insiste.

Gran parte de los edificios del barrio de La Constancia se encuentran en malas condiciones, tanto a nivel superficial, en cuanto a las fachadas y paredes, como a nivel estructural, con las vigas de contención cada día más resquebrajadas. Las calles más afectadas son Juan Belmonte, Manuel Lara 'El Jerezano', Martín Ferrador, Manolete, Mejías Bienvenida y Lagartijo. Cabe destacar, que el barrio jerezano, junto a La Asunción, espera ser declarado como ARRU, Área de Regeneración y Renovación Urbana y que además, espera aún que se cumplan los acuerdos firmados con la Junta de Andalucía para su rehabilitación. Pero hasta la fecha, los vecinos de La Constancia "continúan sin recibir respuestas", según sus denuncias. Las obras de rehabilitación en los bloques sitos en calle Martín Ferrador y Manuel Lara 'El Jerezano' fueron definitivamente ejecutadas, sin embargo, a los bloques que tienen graves problemas estructurales y que además, están en peligro por derrumbe "siguen sin hacerles caso", critica el presidente de la asociación de vecinos de La Constancia, Francisco Flores. "Lo único que queremos es que la Junta cumpla con lo firmado y que de una vez por todas podamos sentirnos seguros en nuestra propia vivienda", manifiesta. Al mismo tiempo, Juan Pedro Garrido, presidente del bloque 13 de la calle Juan Belmonte, explica que "tristemente, hasta que no pase una desgracia, los políticos no van a darse cuenta del grave problema que tenemos en La Constancia. Parece que un trozo de ladrillo tiene que desprenderse y matar a una persona para que nos den una solución".

Los vecinos del barrio jerezano piden "auxilio" a boca llena. "Entendemos que el Ayuntamiento tenga una gran deuda pero el riesgo de sus ciudadanos está y su seguridad debe ser lo primero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios