Jerez

La acampada se muda a 'Los Arcos' y enfrenta a Subdelegación y cofrades

  • De Torre dice a la Unión de Hermandades que su labor no es "velar por el espacio público" y Pedro Pérez le replica diciéndole que "no convoqué a nadie, me llamaron, hablamos y se fueron"

Los acampados de la plaza del Arenal -un colectivo ya desvinculado del movimiento del 15-M- decidieron ayer levantar la tienda que mantienen en dicho enclave para ubicarse en el edificio 'Los Arcos', actual sede de los servicios de Urbanismo de la ciudad así como de la flamante Oficina de Turismo. El motivo del traslado no fue otro que el montaje de los palcos de la Semana Santa, una labor que se desarrolla a una velocidad inusitada desde hace una semana.

Ayer, coincidiendo con la celebración de la junta local de Seguridad, el subdelegado del Gobierno, Javier de Torre, mostró su enfado con el colectivo cofrade de la ciudad, representado por la Unión de Hermandades y su presidente, Pedro Pérez. El máximo representante del Gobierno en la provincia mostró ayer su desacuerdo con lo que él mismo denominó como el "acuerdo" alcanzado por Pérez para evitar que la acampada de estas personas interfiriera en el montaje de palcos de la Semana Santa. Según dijo, "las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tienen que velar por la seguridad de los espacios públicos. No compartimos ese tipo de acuerdos, no creemos que sea la Unión de Hermandades quien tenga que velar por los espacios públicos. Las fuerzas del orden actuarán si hay que actuar a requerimiento del Ayuntamiento", refirió Javier de Torre.

Según dijo a los periodistas, en estos momentos y "en principio, no tenemos pensada ningún tipo de intervención. Ellos no deben estar ahí, otra cosa es que hayan llegado a un acuerdo, que insisto en que no comparto, pues deberían buscar soluciones a sus problemas fuera de la ocupación de la vía pública", refirió.

Por su parte, la alcaldesa de la ciudad, María José García-Pelayo, manifestó sobre este controvertido asunto que "el Ayuntamiento quiere tener el máximo consenso posible en este tema y no aportar decisiones que vayan a ser traumáticas para nadie". Para la primera edil, desde el Ayuntamiento "entendemos que hay una Semana Santa muy cercana". La regidora insistió en la vía del dialogo para solucionar esta ocupación de la vía pública de varios meses de duración "pero debemos pensar -apuntó-que todos que estos próximos eventos pueden generar ingresos importantes en unos momentos que son difíciles y complicados".

Por su parte, el presidente de la Unión de Hermandades, Pedro Pérez, aseguró ayer que "fueron ellos (los acampados) quienes me llamaron a mí porque querían trasladar su sensibilidad a este respecto (montaje de palcos en su lugar de acampada). Yo no me puedo oponer a escuchar a nadie. Les hablé y ellos, de motu proprio, decidieron marcharse. Ninguna responsabilidad es mía. La responsabilidad de que hayan acampado en otro lugar será de a quien le corresponda pero nunca jamás de las cofradías", apostilló.

Pérez Rodríguez, tras insistir en que "si mañana me llama cualquier otro colectivo no dudaría en hablar con ellos porque para eso soy un cofrade", añadió que "los acampados me transmitieron su ideología, dijeron que comprendían la labor que realizan cofradías y que no querían ser un obstáculo, que cuando llegara el montaje de los palcos ellos se irían, eso fue lo que dijeron".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios