Jerez

El vino sin alcohol es una "simple anécdota" en la reforma de la PAC

  • El sector del vino europeo analiza en Jerez la futura Política Agrícola, que ve con buenos ojos salvo el recorte presupuestario por el Brexit

Responsables del sector europeo del vino, ayer durante la Asamblea General de la CEEV celebrada en el salón de plenos del Consejo Regulador del jerez. Responsables del sector europeo del vino, ayer durante la Asamblea General de la CEEV celebrada en el salón de plenos del Consejo Regulador del jerez.

Responsables del sector europeo del vino, ayer durante la Asamblea General de la CEEV celebrada en el salón de plenos del Consejo Regulador del jerez. / pascual

La autorización de vinos total o parcialmente desalcoholizados y de variedades de uva híbridas para la lucha contra el cambio climático son algunas de las novedades que plantean las propuestas comunitarias de reforma de la PAC para su incorporación a la OCM del Vino, cuestiones a las que el Marco de Jerez no ha prestado, hasta ahora, demasiada atención, pero que estuvieron ayer sobre la mesa en la asamblea general del Comité Europeo de Empresas del Vino (CEEV) celebrada ayer en Jerez con el apoyo de Fedejerez y del Consejo Regulador.

En el nuevo escenario europeo, hay otros aspectos a los que el jerez ha dedicado más atención hasta la fecha, caso del Brexit y el consiguiente recorte presupuestario de la PAC, que también se abordaron ayer en el marco de la asamblea en una mesa redonda que contó con la participación del jefe de la unidad 'Wine, spirits and horticultural products' de la Comisión Europea (CE), Joao Onofre; el subdirector general de Frutas y Hortalizas y Vitivinicultura del Ministerio de Agricultura, Ignacio Atance; la secretaria general de Fondos Europeos Agrarios de la Consejería de Agricultura, Concepción Cobo; y el delegado territorial de Agricultura, José Manuel Miranda.

Aunque las variaciones del clima tenga su miga, no tanto la catalogación como vino de productos con bajo o ningún contenido de alcohol -en los que la decisión final estaría en manos del Consejo Regulador-, la cuestión económica es la que más inquietud suscita en el sector, entre otros motivos, porque sin un presupuesto suficiente, muchas de las medidas de la PAC quedarían cojas.

El presidente del CEEV, Ignacio Sánchez Recarte, expresó el temor del sector a que la PAC "no sea tan ambiciosa como nos gustaría en un momento tan importante para la sostenibilidad económica del vino" a causa del recorte presupuestario y del riesgo de nacionalización -falta de una visión única- de la Política Agrícola Común.

En cuanto a los elementos novedosos, de la PAC, como el vino desalcoholizado o la flexibilización de las autorizaciones de plantación, la CEEV considera que son positivos, opinión que comparte la Federación Española del Vino, cuyo director general, José Luis Benítez, considera que el mantenimiento de los programas de apoyo nacionales, junto a nuevos elementos como las medidas de protección del viñedo frente al cambio climático, mejoran las perspectivas iniciales.

La FEV resta importancia a la posible inclusión de los vinos desalcoholizados, asunto que despertó alguna reticencia ya resuelta y que "tampoco tiene mayor trascendencia", dijo Benítez, quien destacó la unidad nacional y la necesidad de sumar el apoyo de las Administraciones para la búsqueda de soluciones y de financiación para que el viñedo disponga de ayudas ante al cambio climático, para lo que la federación ha elaborado una propuesta que está trasladando a organizaciones agrarias, Gobierno central y comunidades autónomas.

La responsable de la Consejería de Agricultura defendió la necesidad de mantener el "enfoque regional" en la gestión de la PAC, al tiempo que manifestó el rechazo de la Junta al recorte presupuestario propuesto por Bruselas y que, a su juicio, "redundaría en una Europa rural a dos velocidades, que sería muy negativa para el sector agrario".

Por su parte, Ignacio Atance, señaló que la propuesta general no disgusta al Ministerio, que entiende que "tiene muchos elementos positivos", aunque hay margen para "tratar de mejorarla", de ahí la importancia de encuentros como el de ayer para conocer la opinión del sector.

Entre las preocupaciones del Ministerio, Atance citó las "dificultades presupuestarias", tanto por el Brexit como por las "nuevas inquietudes para construir una Europa más fuerte", y el "apretado" calendario marcado por la CE. "Nos parece una propuesta positiva por lo que mantiene, caso del sistema de autorizaciones para la plantación, que se prolonga hasta 2030 y creemos que es importante regular ese crecimiento, y por los programas de apoyo al sector en sus necesidades, básicamente en sostenibilidad, competitividad y adaptación al cambio climático", indicó el responsable ministerial.

En este sentido, el jefe de la unidad de 'Vinos frutas y hortalizas' de la UE, Joao Onofre, señaló que las propuestas para la reforma de la OCM del Vino persiguen la ", que "es la joya de la agricultura europea, el que más contribuye a su imagen y tiene que ser mantenido".

Por la coincidencia de la celebración del Mundial de Rusia, Onofre empleó el argot futbolístico para apostillar que "no se cambia un equipo que gana, aunque sí se hacen algunos cambios en definiciones, variedades, prácticas enológicas o indicaciones geográficas para ofrecer más oportunidades en el futuro para que el sector siga ganando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios