Jerez

"O alguien arrima el hombro o es muy difícil que podamos subsistir"

  • El centro de día que el colectivo puso en marcha para ayudar a menores en riesgo social subsiste con fondos propios

La asociación Hogar La Salle puso en marcha a principios de año un singular proyecto que ya está empezando a dar sus frutos. De hecho, este fin de semana tres menores infractores han comenzado a realizar prestaciones en beneficio de la comunidad en su centro de día de la avenida Duque de Abrantes, todo un logro para este colectivo y un paso más allá.

- Desde el pasado mes de febrero en el que arrancó esta iniciativa, ¿cómo ha evolucionado?

- Pues la verdad es que seguimos manteniendo la misma ilusión y las mismas ganas, pese a que aún no contamos con el convenio con la administración y que pretendemos para poder atender a menores infractores en pisos de acogida. Seguimos creyendo en este proyecto que busca ayudar a adolescentes en riesgo social.

- ¿Cuáles son las cifras de casos atendidos en estos meses?

- Pues ha habido 42 casos que han pasado por nuestro centro de día, aunque nuestro proyecto inicial era para atender a 30. Queremos dar una respuesta de calidad educativa y profesional para los adolescentes y sus familias, y por eso pensamos en esa ratio. Doce de los casos han sido de libertad vigilada, aunque hasta este momento no tenemos convenio de centro de día, pero optamos porque ellos se integren como un joven más. Vienen derivados por educadores del Equipo de Medio Abierto de Libertad Vigilada, que pertenecen a Afanas, y ya nosotros le hacemos un itinerario de intervención. Luego, una vez se le da el alta, se le hace un seguimiento. Lo que hacemos es un trabajo en red, porque se está también en contacto a nivel informativo con la Fiscalía de Menores en determinados casos, por ejemplo.

- Tratan además de dar formación a menores y jóvenes para que encuentren un empleo...

- Sí, tenemos talleres muy interesantes en diferentes ramas como los de electricidad u otro de cajas de percusión, repostería... aunque no son los únicos, porque hay otros de búsqueda activa de empleo donde se da un asesoramiento especial. Hay unos de otro nivel otros, como los de salud y sexualidad o de expresión plástica en colaboración con la asociación Adeamed (un colectivo sin ánimo de lucro que escucha a menores en dificultad). A través de ese taller y las pinturas de esos menores se puede conocerlos y comprender el origen de sus problemas. Eso es algo totalmente innovador. Los lazos con este colectivo van más allá, porque además va a haber colaboración en cuanto a la formación.

- Lo curioso de este proyecto de Hogar La Salle es que es posible gracias a voluntarios...

- Sí, actualmente contamos con medio centenar de voluntarios, gente que después de terminar en su trabajo se acerca hasta aquí. Entre ellos hay maestros, ATS, delineantes, amas de casa a quienes previamente se forma en cinco temáticas como la Ley del Menor; responsabilidades parentales; menores en riesgo social; voluntariado y La Salle. No cobran nada y eso que es un voluntariado 'profesionalizado', pero esto es algo vocacional.

- En estos meses han tratado de conseguir subvenciones y ayudas, ¿actualmente cómo subsiste el centro de día?

- Pues se trata de financiación propia por los hermanos de La Salle, los miembros de la asociación y algunas donaciones particulares. Hemos presentado una subvención al Ayuntamiento de proyecto de centro de día (petición de 11.000 euros) pero respuesta, de momento, no hay. También otro de fomento de voluntariado, pero no ha habido respuesta tampoco. Con la Dirección General de Reforma Juvenil estamos a la espera de si nos hacen un convenio como centro de día, algo por lo que en principio había voluntad, así como la petición de piso para convivencia en grupo educativo. Tenemos además un convenio con el Ayuntamiento pendiente de firma pero sin contraprestación para la derivación de casos por parte de Servicios Sociales. Queremos poner en marcha un proyecto de unidades dependientes para ayudar a jóvenes que cumplen condenas de tercer grado y así fomentar la reinserción socio-laboral. Esos jóvenes están en el módulo 7 de Puerto III. En vez de dormir en prisión, pues lo harían aquí, en nuestras instalaciones. Esto estaría gestionado por la asociación Hogar La Salle y supervisado por prisiones. Son muchas cosas, o alguien arrima el hombro o es muy difícil que podamos subsistir.

- ¿Han cumplido los objetivos que se han previsto?

- Hemos tenido más demanda de la prevista inicialmente y también en respuesta de participación social y civil con el medio centenar de voluntarios. Colaboramos con otros colectivos, otras instituciones y eso ya es un logro. Proponemos muchas cosas, pero el problema es que los tiempos de la administración no son los nuestros (se refiere al convenio de algunas iniciativas) y a ese respecto, la verdad, hay objetivos que no se han cumplido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios