Jerez

Siete años de cárcel para dos de los acusados de la agresión del botellódromo

  • Quedan absueltos los otros dos y el Ayuntamiento como responsable civil subsidiario

Siete años de cárcel es la pena que ha impuesto la titular de la Sección Octava de la Audiencia Provincial para Marcos F. Ojeda y José Manuel Ruiz Casas, a los que considera autores de un delito de lesiones hacia la persona de Adrián Iglesias, el joven que, a raíz de esto, perdió el ojo izquierdo en el botellódromo en el año 2008. La sentencia también indica la inhabilitación absoluta y la prohibición de aproximarse a Adrián Iglesias a menos de 300 metros de su domicilio o lugar de trabajo así como comunicarse con él por cualquier medio, por plazo superior en diez años a la pena de prisión impuesta y que indemnicen además ambos condenados, de manera conjunta y solidaria, a Adrián en la cantidad de 101.499,23 euros.

Por otra parte, se absuelve a los otros dos acusados de participar de la agresión en el botellódromo, Ezequiel Fernández Rodríguez y Sebastián Morón Barea.

De la misma manera, se absuelve al Ayuntamiento de Jerez como responsable civil subsidiario al producirse la agresión en un lugar habilitado por el consistorio.

Adrián Iglesias y su familia se han mostrado "decepcionados" por la condena, ya que consideran que la pena no se corresponde con la gravedad de los hechos. Así lo manifestaba ayer a este medio su madre, Margarita Castro, quien afirmaba que la intención de la familia, una vez se reúnan con su abogado, Ángel Durán, es la de recurrir la sentencia. "Adrián está muy enfadado y yo no estoy nada contenta, porque al parecer en tres años estas personas pueden estar en la calle", afirma Margarita. Hay que recordar que la pena que solicitaban era de 11 años de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios