Comercio en el centro de Jerez 51 años tras el mostrador de Mafalda

  • María Barea Pérez, trabajadora de la Perfumería Mafalda, se jubila tras trabajar 51 años en este comercio del centro 

María Barea Pérez, en su último día de trabajo en Perfumería Mafalda, este jueves. María Barea Pérez, en su último día de trabajo en Perfumería Mafalda, este jueves.

María Barea Pérez, en su último día de trabajo en Perfumería Mafalda, este jueves.

Comentarios 2

María Barea Pérez, más conocida como 'Mari' entre su clientela, ha dicho adiós al mostrador tras el que ha estado 51 años en Perfumería Mafalda. El pasado mes de febrero cumplió 65 años y este jueves fue su último día de trabajo

Con apenas 15 años comenzó a trabajar en Mafalda, tras caer enfermo su padre. "Terminé mi estudios obligatorios y hacía falta en casa echar una mano. Intenté seguir estudiando por las noches, pero me quedaba dormida", recuerda María entre risas. Desde entonces no ha dejado de trabajar y siempre en el mismo negocio. "Mis jefes han sido muy buenos, nunca he tenido un problema. Toda mi vida he estado allí. También es un logro mantener un negocio abierto tantos años como Mafalda", declara. 

Estos 51 años "se me han pasado volando, porque he sido una enamorada de mi trabajo. La gente me buscaba, me he sentido muy querida. Fíjate, he aguantado casi medio año más trabajando tras cumplir los 65... -risas-. Ahora comienza otra etapa en mi vida, me he tenido que mentalizar para ello". 

"Empecé cuando había unos 15 perfumes de imitación, ahora hay al menos 200. También la cosmética ha evolucionado mucho", subraya María. Ayer jueves fue su último día y subraya que "mis clientas vinieron a despedirme, muchas lloraron. Es que son muchos años, una vida entera". 

Desde Mafalda ponen en valor la calidad humana y profesional de María, remarcando que el nivel de implicación y profesionalidad de María ha sido "extraordinario, es difícil encontrar ya a personas así". "Es una mujer muy trabajadora, responsable, se conoce a medio Jerez... Para nosotros es una alegría que disfrute de su jubilación, pero también nos da pena no tenerla con nosotros. Le deseamos mucha felicidad", añaden desde la que hasta este jueves ha sido su segunda 'casa'. 

Desde Acoje, la presidenta Nela García, subraya que María "es un ejemplo, y además es difícil que se repita. Ha trabajado en una empresa con más de 60 años de actividad y ha sido para ella su único trabajo. Un contrato es una relación entre dos personas, y más en el pequeño comercio, donde el contacto es muy cercano y directo. Y ambos son un ejemplo, la empresa y la trabajadora". 

Sobre María, García destaca que es "una persona muy querida por los clientes, con una gran profesionalidad. El cariño con el que ha desempeñado su trabajo lo ha transmitido". Desde Acoje remarcan que "hay que poner en valor que la empresa mantenga los puestos de trabajo tantos años, frente a los contratos eventuales que hay hoy día. Y también hay que poner en valor la experiencia del personal. Además María ha enseñado a muchas compañeras, ha creado escuela". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios