Jerez

Un niño de 3 años cae de un primer piso tras salirse de la cama de noche

  • El toldo del conocido bar 'Papanata', en Chapín, amortiguó la caída del pequeño a las dos y media de la madrugada · Los padres se percataron por la mañana

Comentarios 9

Un niño pequeño, de poco más de tres años, fue ingresado en el Hospital de Jere después de salir prácticamente indemne de una caída desde un primer piso. Los hechos, según pudo saber este periódico, acaecieron a las dos y media de la madrugada del pasado lunes cuando un vecino del tercer piso del portal número 2 del edificio Olimpus, ubicado frente al estadio olímpico de Chapín, escuchó llorar a un niño en la acera en plena madrugada. Fue entonces cuando bajó a la calle, recogió al pequeño y lo llevó a su casa desde donde avisó a las fuerzas del orden, concretamente a la Policía Local que de inmediato envió un patrulla con dos agentes hasta el lugar. La escasa relación que la familia del pequeño mantiene con el resto de vecinos, según afirmaron estos últimos, provocó que el vecino no lo reconociera, lo que a su vez provocó que llamara a las fuerzas del orden y no avisara a los progenitores.

El pequeño fue trasladado al hospital, donde quedó ingresado en el servicio de pediatría para estudiar su evolución tras recibir el fuerte golpe que, según informaron fuentes policiales, le provocó un considerable chichón en la frente.

"Cuando llegamos al lugar nos comentaron que el pequeño estaba llorando y completamente desorientado, por lo que en principio imaginamos que podría haberse escapado o perdido de sus padres", destacaron a este medio fuentes de la Policía Local. Los agentes intentaron localizar a los progenitores, algo que se vio dificultado por el hecho de que estos seguían durmiendo en su domicilio, ubicado en el primer piso del edificio Olimpus, ajenos a los que había ocurrido. Al parecer, el pequeño se salió de su cama y se dirigió hasta el salón, donde encontró que estaba abierta la puerta que da acceso a la terraza. Fue entonces cuando por motivos desconocidos se precipitó al vacío con la buena suerte de que el toldo del bar 'Papanata', un establecimiento muy conocido por la afición xerecista los domingos de partido, paró su caída aunque no evitó que rebotado cayera hasta el suelo produciéndose la herida anteriormente referida. Según explicaron trabajadores del establecimiento, suele ser costumbre no recoger el toldo y éste se queda puesto cuando cierran al borde de la medianoche.

De otro lado cabe destacar que la sorpresa de los agentes fue enorme, manifestó ayer uno de los responsables del servicio en el referido turno. "En esta profesión se ven cosas de todo tipo, pero la verdad es que los compañeros se quedaron realmente preocupados por el hallazgo de un niño en plena vía pública a esa hora". Su preocupación fue tal que "incluso cuando salieron del turno a las siete de la mañana siguieron telefoneando a la central para saber si habían aparecido los padres del pequeño". Y eso fue justamente lo que sucedió a primera hora de la mañana cuando los padres se encontraron con una cama vacía y sin rastro de su pequeño. Realizaron las llamadas precisas a la Policía y acabaron en el hospital de Jerez, donde pudieron, al fin, reencontrarse con su hijo.

Fuentes policiales destacaron a este medio que los agentes que intervinieron en la atención del niño entregaron en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía todas las diligencias realizadas hasta ese momento con el objetivo de que el Servicio de Atención a la Familia (SAF) investigue las circunstancias en que se produjeron los hechos, así como ante los servicios sociales del Ayuntamiento, para descartar cualquier riesgo para el desarrollo del menor en su hogar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios