Jerez

Sin ascensores en San Telmo

  • Los vecinos de la barriada jerezana protestan por el retraso de las obras y por los problemas que está ocasionando para la movilidad de los mayores de estos bloques

Los vecinos de San Telmo Nuevo siguen a la espera de los ascensores que les prometieron desde hace más de un año. Tras otorgarles unas subvenciones por parte de la Junta de Andalucía, las obras siguen a ritmo lento y la desesperación de los vecinos va aumentando con el paso de los meses.

El primer ascensor empezó a montarse en mayo del año pasado, y aunque lleva catorce meses en construcción todavía no se encuentra en funcionamiento. La barriada cuenta con doce bloques afectados por las obras de los ascensores. Sebastián Peña Moreno, presidente de la asociación de vecinos Jerez 2000, apunta tras la polémica del retraso que "nosotros no sabemos de dónde viene el problema, algunos trabajadores nos dicen que ellos no cobran, pero nosotros hemos pagado nuestra parte y las obras siguen sin finalizar. No sabemos que relación tiene la Junta de Andalucía con la empresa constructora, nosotros sólo queremos que nos hagan caso y terminen con las obras".

El proyecto de los ascensores comenzó a gestionarse entre toda la comunidad, pero alguno de los bloques se desmarcó del proyecto para intentar que se finalizaran sus obras por otras vías y, por este motivo, el presidente vecinal cree que se ha perdido fuerza. Por el momento no ha reclama ante la Junta, éste se ha dirigido al delegado de Viviendas e Infraestructura mediante una carta que le envió el pasado tres de julio, ya que éste fue el que hizo de puente entre la Junta y la asociación de vecinos para que se hicieran todas las obras. Los vecinos consideran que si él fue el que les abrió el camino para la realización del proyecto, debería interesarse por la tardanza de las obras. El delegado por su parte aún no ha respondido al llamamiento del presidente de la asociación de vecinos.

Para las obras de los doce bloques la Junta ha contratado a tres empresas constructoras distintas. Los operarios se encuentran ajenos a la polémica aunque los vecinos les acusan de aprovecharse de las licencias de obra para realizar trabajos particulares en los bloques. "Yo le pregunté al contratista y ellos se echan la culpa unos a otros, pero es que no terminan nada, todo lo dejan a medias. En mi bloque han dejado el hueco hecho con unos tablones por el medio y nada más. Lo que hacen las empresas es mandar a un oficial y dos peones y así parece que se está avanzando, si se fuera a hacer la obra como particular la terminarían de momento. Esto es una vergüenza", indicó Manuel Rodríguez, vecino afectado por las obras de los ascensores.

Algunos de los bloques han solicitado la subvención y se la han rechazado por problemas burocráticos, por lo que deberán esperar a la próxima promoción para solicitar las ayudas. Jesús Rosillo, uno de los vecinos, señaló "en mi bloque ni siquiera han empezado las obras por problemas de papeles. A mi madre le dio hace unos meses un infarto cerebral y la tenemos que ayudar a subir y bajar las escaleras porque se marea y se asfixia. Además, el médico le ha recomendado que no suba escaleras. Si yo no viviera con ella no podría salir de su casa, estaría encerrada".

"Con la edad que tengo se me hace muy difícil subir las escaleras todos los días hasta un tercero. Hay muchas personas que no pueden hacerlo porque están mal de las piernas. Hay un vecino que lleva casi tres meses sin salir de su casa, con la calor que hace. Aquí vivimos muchas personas mayores que nos cuesta mucho esfuerzo subir todos los días las escaleras", declaró Josefa Zarzuela, otra de las vecinas de San Telmo.

El presidente vecinal mostraba su indignación ante la situación que viven los vecinos de su barriada. "Ni los políticos ni el mismo director de Bienestar Social saben lo que hay en los barrios. Prometieron ascensores en la barriada de la Plata hace unos años, no se porqué prometen si saben que no hay viabilidad para llevar a cabo el proyecto. No paran de prometer ascensores en todas las barriadas y saben que no hay presupuesto suficiente para este tipo de obras que cuestan tanto dinero".

Los vecinos exigen que se les de una solución al problema o al menos una explicación ante la tardanza de las obras. Además, las licencias de obra están a punto de cumplir, el primer bloque que comenzó con las obras hace unos catorce meses tiene como fecha límite para la finalización de la obra el 31 de julio y los ascensores todavía no funcionan. "En dos años yo ya no puedo subir las escaleras, voy a tener que mudarme si no terminan las obras. Aunque el que me da pena de verdad es el vecino que está malo de las piernas y está encerrado sin salir", indicó Angustias Mateo.

Pese a todo, la comunidad de vecinos tiene la esperanza que para las próximas Navidades las obras estén finalizadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios