Jerez

La atención a las olas de inmigrantes resta agentes de las calles de Jerez

  • El sindicato policial CEP denuncia que Interior no manda efectivos suficientes para que la seguridad de la ciudad no se vea resentida y no siga creciendo el índice de criminalidad

Los únicos refuerzos policiales que han llegado a Jerez son los alumnos en prácticas. En la imagen, uno de ellos (a la derecha) junto a un profesional. Los únicos refuerzos policiales que han llegado a Jerez son los alumnos en prácticas. En la imagen, uno de ellos (a la derecha) junto a un profesional.

Los únicos refuerzos policiales que han llegado a Jerez son los alumnos en prácticas. En la imagen, uno de ellos (a la derecha) junto a un profesional. / pascual

Comentarios 3

La llegada masiva de inmigrantes a las costas de la provincia está teniendo un alto precio en la seguridad ciudadana de Jerez. Así lo sostiene el secretario provincial de la Confederación Española de Policía, (CEP), el agente Sacrificio Martínez, que asegura que la atención a estas personas "merma seriamente la capacidad de acción del Cuerpo Nacional de Policía en la ciudad".

"La labor preventiva y disuasoria que se realiza se ha perdido durante grandes periodos de tiempo", apunta este responsable sindical, consciente de que "esta afirmación no gustará a algunos colectivos pero que es completamente cierta, es lo que se está viendo en las calles". Según argumenta de forma lógica, dicha labor preventiva requiere de agentes en las calles, si bien al llegar las oleadas de inmigrantes "se ha llegado a dar el caso de que numerosos funcionarios que trabajaban en otros servicios han sido destinados como refuerzo a atender esta labor del servicio de Extranjería".

Entre dichas tareas destaca, por ejemplo, "las labores vigilancia a unas personas que están detenidas por contravenir la Ley de Extranjería, como son la custodia de seguridad, la custodia de calabozos, los traslados a los servicios médicos -ya que muchos llegan en mal estado físico- o sus traslados a centros de extranjeros en el Campo de Gibraltar u organizaciones no gubernamentales que les ayudan una vez salen".

Obviamente, el problema se solucionaría "con la llegada de un mayor número de funcionarios pero estos no terminan de arribar a Jerez. Se puede decir que la ciudad sufre lo que se podría calificar como un daño colateral a la llegada de inmigrantes. Se saca a policías de los radiopatrullas que vigilan la ciudad, se les destina a estas labores y la seguridad ciudadana se resiente lógicamente".

Es especialmente reseñable que los últimos datos que ha hecho públicos el Ministerio del Interior sobre la ciudad no son especialmente buenos, sobre todo en lo que al índice de criminalidad de Jerez se refiere, ya que ésta ha subido del entorno de un 4%.

Sacrificio Martínez apunta que dicho problema de la inmigración irregular "se ha disparado en los últimos meses", coincidiendo con la llegada masiva de súbditos subsaharianos. "Cuando estas personas llegan al polideportivo 'Kiko Narváez' tras ellos hay un gran trabajo policial, en el que se emplean muchos medios", apunta el representante de la CEP.

Según indica, "una ciudad de 200.000 habitantes como Jerez debe disponer de al menos cinco radiopatrullas, pero por las razones mencionadas ha habido momentos en los que tan sólo ha habido uno porque la oleada de inmigrantes ha requerido del trabajo de dichos agentes. Así es imposible que bajen las cifras de la delincuencia en Jerez".

Para la CEP, la solución al problema pasa directamente por el Ministerio del Interior que es quien debe dotar de mayores medios humanos a las comisarías que se están haciendo cargo precisamente de la avalancha de seres humanos que llegan a las cosas del sur de España a través del Estrecho de Gibraltar. "No hay otra opción", apunta el secretario provincial de la CEP, Sacrificio Martínez.

Estas valoraciones no tienen un carácter provincial, "sino que van mucho más allá". "El sindicato policial CEP, a nivel nacional, ya ha alertado de estas carencias en la vigilancia de las calles. Y en este caso uno de los principales reflejos de dicho problema son los municipios de la provincia de Cádiz, donde la carencia de medios es enorme, así como en localidades de Granada en incluso de Almería. Cada vez que llega un grupo numeroso se detraen agentes y la seguridad lo nota".

A todo esto hay que unir que las oleadas han llegado en verano, cuando se aprovecha en las plantillas para dar vacaciones a los agentes y traer a la ciudad a alumnos en prácticas que aprenden las funciones de su futuro desempeño profesional.

De otro lado, cabe destacar que el verano es siempre una mala época para los delitos relacionados con los robos en domicilios. Últimamente se están padeciendo en la zona del casco histórico,. Por ejemplo en el entorno de San Marcos. Quienes perpetran dichos delitos son tanto delincuentes de la ciudad como otros de carácter itinerante que frecuentan Jerez a la caza de viviendas temporalmente vacías por las vacaciones de verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios