Tráfico

La espera para examinarse del carné de conducir ya es de casi un mes

  • La DGT promete la incorporación de cinco nuevos examinadores y la implantación de un nuevo sistema que castigará a los centros con mayor número de alumnos suspendidos

Coches de autoescuela esperando para que sus alumnos se examinen de conducción en Jerez. Coches de autoescuela esperando para que sus alumnos se examinen de conducción en Jerez.

Coches de autoescuela esperando para que sus alumnos se examinen de conducción en Jerez. / Pascual

Los retrasos en los exámenes a los que las autoescuelas de la comarca de Jerez remiten a sus alumnos se ha convertido en un mal endémico. Así lo asegura Antonio Herrera Marrufo, propietario de las autoescuelas ‘La Viña’ y presidente de la Asociación Comarcal de Autoescuelas. La falta de examinadores es tal que no dan abasto a que se puedan cumplir unos plazos lógicos de espera. Es una carencia que se arrastra desde hace años.

En la actualidad, en la comarca de Jerez hay 17 centros de formación para la conducción. Todos ellos siguen un ritmo de enseñanza mucho más elevado en la actualidad que en los años de la crisis, cuando el negocio se vino a mínimos. Pese a ello, cuando un alumno ya ha recibido cuantas clases son necesarias para sobrepasar, por ejemplo, un examen práctico “debe esperar una media de 23 días para acceder al examen”.

Según apunta a este medio Antonio Herrera, “el problema no es sólo ese ya que las referidas esperas, dependiendo de los calendarios laborales y los festivos, pueden verse seriamente incrementados”. Hace referencia, sobre este caso en concreto, “a que los referidos 23 días de espera son hábiles. Si se meten fiestas de por medio se pueden alcanzar fácilmente los 32 o 33 días de espera del alumno”.

Suelen ser los casos que acontecen cuando llegan celebraciones tales como las fiestas navideñas, los carnavales (a muchos examinadores estas fiestas les son consideradas locales al tener su centro de trabajo en Cádiz) o la Semana Santa.

La Dirección General de Tráfico (DGT) es consciente de este problema y ha prometido tanto un cambio del sistema como la incorporación de cinco nuevos examinadores de Tráfico. El sector agradece el esfuerzo pero, de momento, prefiere esperar a que dicho incremento de plantilla sea un hecho y los actuales 17 examinadores pasen a ser 22.

Una de las innovaciones que la DGT quiere implantar a la hora de examinar a los aspirantes a conductor es el sistema CAPA. La Confederación Nacional de Autoescuelas critica este sistema, acrónimo “Capacidad de las Pruebas de Aptitud”.

Según este colectivo empresarial, “funciona del siguiente modo: se asigna a cada autoescuela un cupo de aspirantes que pueden ir al examen de circulación. Y se hace en función de la cantidad de alumnos que tengan aprobado el examen teórico o la prueba de destreza (en base a lo sucedido en los tres últimos meses). La jefatura comunica por correo electrónico a la autoescuela cuántos alumnos puede llevar al examen. La autoescuela debe confirmar la cita en las 24 horas siguientes a la referida comunicación (...). El único propósito de la medida es pasarles el problema de la falta de funcionarios examinadores a las autoescuelas y los ciudadanos”. De otro lado se encuentra el hecho de que, de facto, las autoescuelas con mayor número de alumnos suspendidos pasarán a un segundo o tercer lugar a la hora de poder llevar sus nuevos alumnos a superar las pruebas.

Desde el sector de las autoescuelas comarcales se considera que el sistema nuevo, que es una especie de cita previa, puede convertirse “en una pescadilla que se muerda la cola”. En la actualidad, los profesores, según la Asociación Comarcal de Autoescuelas, están llevando a examen a grupos de 14 o incluso más alumnos. Desde febrero el sistema CAPA aumentará el flujo de exámenes pero cada centro tan sólo podrá llevar a lo sumo diez alumnos. Los centros de formación de conductores consideran que las esperas seguirán creciendo, aunque están expectantes para ver qué es lo que sucede.

En la actualidad, los examinadores que deciden la capacitación de los aspirantes a conductor en la comarca de Jerez atienden a una media de 12 alumnos. Es decir, cada vez que examinan logran dar salida a unos 200 alumnos, “pero es que los que quedan en espera son al menos unos 300”. Y entre examen y examen la lista se sigue engrosando.

A toda esta problemática situación se unen las particularidades de los alumnos. Antonio Herrera destaca que “hay jóvenes estudiantes que aprovechan el verano para sacarse el carné, pero hay otros que necesitan de dichos permisos para presentarse a unas oposiciones como son, por ejemplo, las del Cuerpo Nacional de Policía. La presión para las autoescuelas es enorme”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios