Patrimonio municipal

El Ayuntamiento no encuentra comprador para el Museo Taurino

  • No se presentan ofertas al procedimiento de venta del casco bodeguero

  • El Consistorio vuelve a intentar la venta de unos terrenos para viviendas en El Carrascal

Fachada del Museo Taurino, en la calle Pozo del Olivar. Fachada del Museo Taurino, en la calle Pozo del Olivar.

Fachada del Museo Taurino, en la calle Pozo del Olivar. / Vanesa Lobo

El Ayuntamiento jerezano tampoco ha encontrado un comprador para el Museo Taurino, el casco bodeguero situado en la calle Pozo del Olivar. El proceso de enajenación que puso en marcha hace dos meses ha tenido que declararse desierto ante la falta de ofertas.

Este singular establecimiento lleva siendo regentado desde hace más de dos décadas por la empresa Cafeterías Alfonso SL, del conocido hostelero Alfonso Rodríguez. La concesión administrativa caducó en 2014, pero esta se ha ido prorrogando hasta ahora con el pago del canon por parte del empresario. De hecho, el Museo Taurino permanece abierto, aunque a demanda, y en él se han realizado celebraciones meses antes de que se decretara el estado de alarma.

El Consistorio pedía por este antiguo casco bodeguero de unos 820 metros cuadrados unos 468.000 euros más IVA. Este inmueble, que fue construido en el siglo XIX, formaba del antiguo complejo bodeguero de Garvey; en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad está catalogado como equipamiento público y su estructura edificatoria está protegida, aunque en su interior se permiten crear pequeñas entreplantas.

Ahora el Ayuntamiento tendrá que decidir si vuelve a sacarlo a licitación o espera a que algún interesado presente alguna oferta (una opción que permite la Ley de Contratación del Sector Público). Pero lo cierto es que los últimos procedimientos de venta de inmuebles municipales han fracasado.

Es el caso de la antigua sede del IARA (Instituto Andaluz para la Reforma Agraria) que salió a la venta hasta en tres ocasiones, con sustanciales rebajas en el precio y flexibilización en los usos permitidos incluidas, pero que no encontró comprador. El gobierno local aseguró semanas atrás que hay interesados en el edificio, pero que, por diversas circunstancias vinculadas al estado de alarma decretado por la pandemia, no pudieron presentar oferta al último concurso presentado. Por este motivo, apuntaba que no descartaba realizar una adjudicación directa, ya que es una posibilidad que le permite la normativa.

Otra venta que no llegó a buen término fue una parcela para viviendas en El Carrascal, junto a las antiguas bodegas de Croft. No obstante, el ejecutivo lo ha vuelto a intentar convocando un nuevo proceso de venta hace escasas semanas cuyo periodo de presentación de ofertas aún permanece abierto.

Por estos terrenos, con una superficie que ronda los 5.200 metros cuadrados y donde se pueden construir hasta 14 unifamiliares, el Ayuntamiento pide unos 783.000 euros más IVA, el mismo precio mínimo que en la licitación anterior. Estos fueron los primeros suelos que el gobierno local sacó a la venta del lote de propiedades municipales ofrecido a empresarios en febrero de 2019.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios