así afrontan los partidos la negociación de un gobierno a tres

Del 'bloque' al tripartito

  • Con acuerdo o no, el PSOE está abocado al diálogo continuo. A Ganemos le toca gestionar sus diferencias internas. IU asume su papel de mediador

Representantes de Ganemos e Izquierda Unida, durante una de sus últimas reuiones.

Representantes de Ganemos e Izquierda Unida, durante una de sus últimas reuiones. / PASCUAL

Los antecedentes no daban para el optimismo pero la primera reunión entre PSOE, Ganemos e Izquierda Unida acabó siendo "constructiva", según apuntaron algunos participantes. Los vetos iniciales -fundamentalmente a la alcaldesa, Mamen Sánchez,- han quedado aplazados para una fase posterior en el caso de que se avance en el proceso. El siguiente paso le corresponde al PSOE que se ha comprometido a dar una respuesta en próximos días a la oferta programática realizada por las otras dos fuerzas, que ya se autodenominan 'bloque'. El camino para que este tándem se convierta en un tripartito será intenso y tortuoso, aunque no será largo puesto que las partes se han dado hasta finales de febrero para llegar a algún tipo de concreción. Así es como encaran los tres partidos esta vía negociadora inaugurada el pasado viernes.

PSOE: 19 meses de delegados pluriempleados

Llevar un gobierno de una ciudad como Jerez con seis concejales es un tarea compleja y dura -la propia alcaldesa, antes de serlo, llegó a decir que no era posible-. Sin embargo, estos delegados pluriempleados ya han superado 19 meses en minoría y, ahora, disfrutan de un primer trimestre del año con cierta tranquilidad, aunque con la misma carga de trabajo, tras haber logrado superar el 'match ball' de los presupuestos de 2016, que salieron in extremis tras un cambio de última hora de Ganemos. Eso sí, tiene ante sí el reto de sacar las previsiones contables de 2017 y un nuevo plan de ajuste antes de abril, documentos que tendrá que abordar con el resto de grupos y con una elaboración que se va a solapar, y por ende entremezclar, con una negociación de un acuerdo de gobierno.

En caso de que el proceso cristalice en un tripartito, los ediles socialistas se descargarán de trabajo pero eso no les garantiza, ni mucho menos, que vayan a empezar a disfrutar de un mandato con viento favorable. Con acuerdo o sin él, Ganemos e IU no están dispuestos a ofrecer un cheque en blanco por lo que se mantendrá la tónica habitual de reuniones a tres para temas monográficos -hubo una, por ejemplo, el pasado miércoles para hablar de Onda Jerez y de asuntos de personal- .

Mientras tanto, está por ver hasta qué punto se involucra en el proceso negociador una ejecutiva regional que, a día de hoy, tiene los ojos puestos en el congreso federal con Susana Díaz como posible aspirante. Tampoco hay que olvidar que permanece latente la división interna existente entre las responsables del partido y parte del gobierno municipal. Un acuerdo de gobierno reforzaría la figura de Sánchez frente al otro bando; no lograrlo, en cambio, la obligaría a seguir buscando en el Ayuntamiento una estabilidad que afiance su pretensión de liderazgo orgánico.

Ganemos: entre la gran apuesta y la división interna 

Ganemos es, sin duda, la formación que más se juega en este proceso por sus propias decisiones. Apostó fuerte meses atrás cuando decidió en asamblea que no negociaría sin obtener antes la cabeza de Mamen Sánchez. La falta de resultados ante esta exigencia, al menos hasta el momento, ha contribuido que la agrupación haya rebajado levemente la confrontación aceptando sentarse a una mesa a tres que boicoteó hace poco más de un mes. En el caso de que las negociaciones avancen y se alcance el momento del reparto de delegaciones, llegará su momento crítico.

Aunque en política nada es imposible, parece improbable que el PSOE haga caer a su alcaldesa ya que supondría un gesto de debilidad. Por tanto, en el caso de que la alcaldesa no deje su puesto, Ganemos tendría que defender su asamblea que es mejor estar en el gobierno que en la oposición, aunque ello conlleve como 'mal menor' la continuidad de Sánchez. Sin embargo, dentro de la agrupación de electores hay una fuerte oposición a un acercamiento a los socialistas, un grupo conformado fundamentalmente por integrantes destacados de Podemos que quieren hacer valer el lema de la campaña electoral ('Ni PP, ni PSOE ni Pacheco'). No en vano, el edil Ángel Cardiel ya ha anunciado su marcha en el caso de que haya un pacto y la formación podemita dijo hace meses que se replanteará su respaldo a Ganemos en el caso de seguir en esta línea. Esta fractura interna ya se ha cobrado dos víctimas, con la dimisión de Santiago Sánchez como secretario local de la formación morada y de Maribel Ripalda como miembro del consejo ciudadano local -ambos ediles no solo son proclives a un acercamiento con los socialistas sino que forman parte de la delegación negociadora-. La gestión de esta crisis puede marcar un ante y un después en la agrupación.

IU: El puente entre socialistas y Ganemos 

La formación que lidera Raúl Ruiz-Berdejo ha sido la más proclive a alcanzar un acuerdo con los socialistas. Aunque también reclaman responsabilidades ante la falta de cumplimiento de los acuerdos de investidura, optaron por una condición más genérica y, por tanto, más flexible ante un acuerdo. En su momento demandaron un cambio total del gobierno, una afirmación que puede tener su encaje dentro de un hipotético tripartito con un nuevo reparto de delegaciones.

Durante estos meses, IU ha sido el mediador entre PSOE y Ganemos cuando las tensiones entre ambas fuerzas alcanzaron momentos álgidos -acusaciones sobre el ERE municipal o el veto a los presupuestos, entre otros-. De hecho, en diciembre trató de promover un encuentro a tres y presentó un documento con 100 medidas programáticas que es la columna vertebral del documento que ahora se ha entregado a los socialistas como punto de partida. Es la formación que menos tiene que perder en esta proceso y mucho que ganar. Con dos ediles, se han convertido en un puente entre los bandos. La decisión sobre un tripartito no depende de ellos pero un acuerdo de gobierno les dará una proyección que ahora mismo no tienen desde la oposición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios