Jerez

Un error burocrático de la Junta impide el pago puntual de la nómina

  • El gobierno local resolvió por la tarde el problema y procedió al ingreso · Pelayo no da fecha pero asegura que abonará la 'extra'

Todo estaba previsto ayer para que la plantilla municipal percibiese íntegramente los salarios correspondientes a la nómina de junio, un montante total de 4,5 millones de euros, pero un error burocrático de la Junta de Andalucía, que debía transferir 1,9 millones correspondientes a la Participación de los Ingresos de la Comunidad Autónoma (Pica), pospuso las transferencias que debía realizar el área económica municipal hasta por la tarde, gracias a que pudo desbloquearse el problema.

De este modo, muchos empleados no tendrán los sueldos en sus cuentas hasta el próximo lunes. La alcaldesa, María José García-Pelayo, explicó de manera detallada y documentada el problema que, básicamente, se resume en que el Gobierno andaluz afirmó que el Ayuntamiento no tenía ya derecho a ese dinero al contar con unas deudas pendientes con la agencia tributaria andaluza, si bien el gobierno local demostró que dicho débito se saldó el pasado mes de abril. Pelayo incluso contactó ayer con la Consejería de Hacienda para informar de esta situación, lo que a la postre propició que se desbloquease el asunto y finalmente se contase con el dinero previsto. Al mismo tiempo, tanto la propia alcaldesa como su delegado de Economía, Enrique Espinosa, confirmaron que se sigue trabajando para abordar el pago de la ‘extra’ de verano, aunque se resistieron a dar fechas concretas acerca de cuándo se podrán efectuar las transferencias. 

“No está cerrada, por supuesto que hay operaciones para pagarla y creo que no habrá problemas para pagarla”, aseguró ante los medios la regidora popular, antes de avisar que “les aseguro que haremos casi magia para pagar este mes porque es muy difícil reunir casi 8 millones de euros de donde no hay absolutamente nada”. Sea como fuere, reiteró que “no tenemos derecho a quejarnos porque sabíamos a los que veníamos”, así que “no hay recursos y lo que hagamos se hará con rigor, seriedad y austeridad”.

Durante su comparecencia pública, Pelayo puso especial énfasis en la nefasta situación de tesorería: “No hablamos en sentido figurado cuando decimos que no hay dinero, es que no hay un euro, no hay nada, telarañas es lo que hay”, por lo que insistió en la necesidad de tomar medidas “valientes y consensuadas, soluciones con seriedad”. “Lo que no cabe es dar más patadas hacia adelante ni tomar decisiones de cara a la galería, para intentar quedar bien y que no conducen a nada”, apostilló con determinación.

Por ello, apostó por tener la auditoría externa, que no estará lista antes de tres meses, para respaldar las medidas que se decidan e incluyan en el futuro Plan Económico Financiero del Ayuntamiento. “No vamos a hacer gastos innecesarios pero hemos estudiado y analizado  la necesidad de encargar la auditoría externa, y por eso la vamos a contratar”, especificó Pelayo, quien aludió a que el gobierno local se encuentra también en una situación de “economía de guerra”, ya que “no está gastando en nada; las comidas, los viajes, los estudios... Todo eso está prohibido, los concejales nos lo estamos pagando todo; yo utilizo el coche oficial lo menos posible y vengo en coche particular”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios