Jerez

Se busca: ¿Vivo o muerto?

  • Un enfermo de cáncer denuncia que la pensión de su familia dependerá de si muere pronto o no

Oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social en la calle Eguilaz. Oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social en la calle Eguilaz.

Oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social en la calle Eguilaz. / vanesa lobo

Comentarios 3

"Recuerdo ahora esos carteles que aparecían en las viejas pelis del Oeste. Un dibujo trazado a lápiz con la cara del malo y debajo la recompensa ofrecida, proporcional ésta a lo sanguinario o criminal que aquél fuera: se busca vivo o muerto. Pues yo lo tengo más crudo que uno de esos tipos, porque en mi caso, a día de hoy, valgo más muerto que vivo". "Es lo que te puede pasar en este país si te encuentras en una determinada situación laboral y te diagnostican, por ejemplo y como en mi caso, un cáncer de páncreas en estadio IV, lo que viene a ser como una condena a muerte a corto o medio plazo. No lo digo yo. Lo dice mi oncóloga y las estadísticas, demoledoras".

Estas crudas palabras corresponden a un jerezano con cáncer. Su enfermedad, al contrario de lo que podría suponerse, no es lo peor que le está pasando. Lo peor es descubrir los muchos problemas que le rodean debido a su situación médica: "Te acojonas y te cagas de miedo. No tanto por el fatal resultado, que incluso puedo llegar a aceptar, sino más por el espanto que me produce saber de antemano la situación económica en la que quedarán mis seres queridos tras mi tránsito al otro mundo".

"Es irónico que para tu familia valgas más muerto que vivo, en términos retributivos"

En este punto reconoce que "estas cosas nadie se las espera. Nunca crees que te pueda tocar a ti. Y va, y te sucede. Entonces te sientes abatido, horrorizado, confundido, buscando el tiempo, que quizás no tengas, para asimilarlo. Pero debes centrarte para mantener la calma, la mente fría, verlo con objetividad. Solo así podrás ponderar la nueva situación y detectar qué cosas importantes tienes que resolver antes de tu inevitable partida".

"Descubres que la enfermedad no es la única de tus adversidades. Te llegan en manojos. Por ejemplo, encontrarte con la extinción de tu contrato temporal de trabajo estando en situación de baja por Incapacidad Temporal (IT). Porque cuando ya no estás en la empresa, es la mutua la que se hace cargo del abono de tu prestación económica durante tu situación de IT. Y es muy importante que te enteres bien en qué términos lo hace, porque te juegas mucho", explica. Detalla, además, que por Ley, "la mutua se hace cargo de la prestación durante un máximo de 356, prorrogables por otros 180 días, siempre y cuando se presuma que durante ellos puedes ser dado de alta médica por curación. Como por desgracia ese no será mi caso, la mutua, transcurridos los 356 días, solicitará al Instituto Nacional de la Seguridad Social mi evaluación, bien para reconocer la situación de prórroga expresa con un límite de 180 días más, o bien determinar la iniciación de un expediente de incapacidad permanente. En todo caso, la situación de IT queda extinguida transcurrido el plazo de los 545 días y se examinará necesariamente, en el plazo máximo de 3 meses, mi estado de incapacidad a efectos de su calificación en el grado de incapacidad permanente que corresponda".

Es entonces, según recalca, cuando "te preocupas aún más y cuando te pones a calcular ¿Cuánto voy a cobrar mientras dure mi situación de IT?". Según que dice la Ley, "el 70% de tu base reguladora durante los primeros 180 días -en mi caso unos 740 euros porque mi base reguladora es una mierda- y el 50% a partir del día 181. Cierto es que la Ley establece un mínimo de 664,74 euros si tienes hijos a tu cargo (uno o más), lo que no deja de ser la misma mierda. Si no tienes hijos, el mínimo es entonces mierda y media: 497 euros".

Por si esto fuera poco, este enfermo asegura que "aún es más insensible nuestro sistema en el caso de que mi cáncer me permita vivir el tiempo necesario para que la mutua solicite al Instituto Nacional de la Seguridad Social la iniciación del expediente de mi incapacidad permanente por extinción del plazo, porque entonces tomarían la misma base reguladora de mierda para los restos, y lo que es peor, si la palmas una vez haya ha sido reconocida tu incapacidad, esa misma base reguladora marcará la cuantía de la pensión que les quede a tu viuda e hijos. Los 740 euros de marras".

"Como no termino de creérmelo, sigo rebuscando en la Ley hasta que me entero que existe otra opción más ventajosa para los que aquí se quedan, pero que tiene su faena… Viene a decir que, puestos a morirme y de paso atenuarles mínimamente el desamparo, yo debería cascarla antes de que se extinga el plazo establecido de los 545 días, o sea, morirme antes de que la mutua se vea en la obligación de solicitar a la Seguridad Social la iniciación del expediente de mi incapacidad permanente, porque de ese modo, la base reguladora, según la Ley vigente, es el cociente que resulta de dividir por 28 la suma de mis bases de cotización durante un período ininterrumpido de 24 meses elegido por los beneficiarios dentro de los 15 años inmediatamente anteriores al mes previo a mi partida", resume.

De este modo, "resulta, entonces, que morirte dentro de ese plazo supone la diferencia para que a mis seres queridos les quede una nada despreciable pensión en torno a los 1.600 euros mensuales. Y eso es porque hace 15 años yo tenía una nómina en condiciones, no como la de estos últimos meses, que por los motivos que fueran llegó a quedarse en una cuarta parte de lo que fue. Seguro que la mayoría de los sufridos trabajadores de este país saben de lo que hablo. Como no dudo que habrá otros muchos, como yo, viviendo la misma o parecida pesadilla". Ante este panorama, denuncia que "es irónico concluir que, en un momento tan complicado y jodido de tu vida, para tu familia valgas más muerto que vivo, hablando fríamente y, claro está, siempre en términos retributivos. Qué asco de país éste. Te da ganas de morirte. Pero, por favor, que sea dentro del plazo más favorable, para no morirte, encima, haciendo el gilipollas. Porque en nuestra querida España seguir vivo tiene un precio, y estar muerto otro distinto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios