Jerez

"No caben estrategias de dilación, este camino tiene que tener fin"

  • La alcaldesa pide a los sindicatos que acepten la mediación de un arbitraje en la negociación del convenio y asegura que "el único escenario posible es el del ahorro"

Dura advertencia la que lanzó ayer en rueda de prensa la alcaldesa, María José García-Pelayo, a los representantes de los trabajadores, tras la negativa de las secciones sindicales a sentarse a negociar el nuevo convenio del Ayuntamiento y la demanda de conflicto colectivo interpuesta por la Agrupación de Técnicos Municipales (ATM) a raíz de la aplicación de la rebaja salarial a los empleados que cobran más de 40.000 euros brutos al año. "No caben estrategias de dilación, ni en un sentido ni en otro; sólo hay un escenario posible y es el del ahorro, así que se sienten o no se sienten, este camino tiene que tener fin", aseveró tajante la regidora popular, para recalcar: "En una situación límite como la actual hay que hacer un esfuerzo y lo que no puedo entender es que ni siquiera se sienten". "Para poder hablar hay que sentarse y ya nos han plantado dos veces", recordó a la vista de lo infructuoso de las dos convocatorias de la mesa de negociación que ha llevado a cabo Personal.

Para forzar una salida al enrocamiento sindical, García-Pelayo avanzó que les ha remitido un escrito en el que les pide que acudan de forma conjunta a solicitar el arbitraje de un tercero para poder empezar a renegociar el acuerdo colectivo. Sin entrar en quien podría ser ese árbitro que medie entre las dos partes, la alcaldesa sólo insistió en que el objetivo de ahorrar 10 millones en el capítulo de personal del Presupuesto municipal para 2012 es "innegociable" y avanzó que los sindicatos tienen de plazo máximo hasta el próximo martes para adherirse a la solicitud de arbitraje en la negociación. "No cabe hablar ni de buenos ni de malos, únicamente les pido que tiendan la mano a la negociación", expuso, asegurando a continuación que la negociación de la aplicación de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y el convenio son "dos cosas distintas que no tienen por qué solaparse". A su juicio, el convenio tiene "fecha de caducidad", ya que expira el próximo 31 de diciembre, mientras que la aplicación de la RPT "no tiene límite temporal".

En todo caso, la postura de los sindicatos pasa por alcanzar acuerdos primero en torno a la RPT, por si ésta va aparejada de recortes retributivos, para luego sentarse a renegociar el convenio, que también prevé la citada rebaja de la masa salarial en 10 millones. Acompañada del delegado de Persona, Javier Durá, y del portavoz del gobierno municipal, Antonio Saldaña, la alcaldesa manifestó que "no podemos sostener el Ayuntamiento tal y como se encuentra actualmente, la situación es de SOS y no cabe otra opción que el entendimiento y el diálogo".

En cuanto a la medida de la ATM, aseguró que la "respetamos" pero "lamentamos la decisión" porque "nos gustaría que la plantilla fuese la primera en entender la situación en que se encuentra el Ayuntamiento". Tras confirmar la idea de acudir el próximo martes 8 de noviembre al Sercla, que mediará a raíz del recurso presentado por esta agrupación de técnicos contra la decisión del PP de rebajar los sueldos del Ayuntamiento superiores de 40.000 euros, García-Pelayo abundó: "Para nosotros no es agradable tener que poner encima de la mesa un Plan de Ajuste y nos hubiera gustado habernos encontrado otra situación, pero la realidad es la que es y este Ayuntamiento no se puede permitir determinados sueldos". Y matizó: "No cuestionamos la profesionalidad de nadie, pero una administración con este colapso económico no puede pagar sueldos que ya no paga ni la empresa privada". En última instancia, García-Pelayo mantuvo que "los trabajadores municipales no son los únicos que sufren las consecuencias de la situación en la que estamos", y ejemplificó lo anterior con el hecho de que las organizaciones sociales no cobran las subvenciones municipales desde 2007.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios