ESPACIO PATROCINADO POR ALBERTO VILLAGRÁN INMOBILIARIA

“Esta crisis trae cambios que pueden incluso ayudarnos a optimizar el rendimiento de nuestro negocio”

  • Entrevista de Marco Antonio Velo con Francisco Rábago Galindo, gerente y director clínico de RBG Instituto de Odontología, Cirugía Oral y Maxilofacial

“Esta crisis trae cambios que pueden incluso ayudarnos a optimizar el rendimiento de nuestro negocio” “Esta crisis trae cambios que pueden incluso ayudarnos a optimizar el rendimiento de nuestro negocio”

“Esta crisis trae cambios que pueden incluso ayudarnos a optimizar el rendimiento de nuestro negocio”

¿Cómo está llevando o sobrellevando en lo personal este confinamiento tan inédito para todos los ciudadanos?

La verdad es que mi “no confinamiento” ha sido una autentica locura , en Rbg tenemos muchos frentes abiertos y todo ocurre a velocidad de vértigo. La Obra Social sigue con su labor de cocina preparada, reparto de bolsas, laboratorio hidrogel, departamento impresoras 3D, Asesoría Legal para la gestión de ayudas y tramitación de documentación, departamento de Relaciones Externas y Gestión de Eventos, departamento de Riesgo de Exclusión Social , departamento de Finanzas y Recaudación… Una autentica locura porque aunque la organización esta perfectamente engrasada y coordinada todos los días salta alguna alarma que te rompe el planning inicial de la jornada. Además de esta labor el Instituto de Odontología, Cirugía Oral y Maxilofacial RBG Dr. Rábago no podemos cerrar y abandonar a nuestros pacientes. De hecho hemos reducido nuestra actividad comercial, pero no la clínica. Hemos atendido urgencias para seguir con tratamientos que no se podían demorar más en el tiempo.

¿Alguna novedad a este respecto?

Recientemente debido a la situación en la que nos encontramos se ha incorporado al grupo Rbg RBG Keep Safe, que es una empresa dedicada a la bioseguridad: eso incluye asesoramiento y distribución de todo los aspectos de cada modelo de negocio de manera personalizada para así minimizar los gastos sin perder efectividad en las medidas de protección (exportamos los protocolos clínicos que usamos en Rbgclinic, adaptándonos a otros campos). Por otro lado trabajo como jefe de una sección en un equipo de cirugía maxilofacial en Madrid y he visto cosas que realmente te ponen los vellos de punta: situaciones dignas de que Picasso dibujase un nuevo Guernica rebautizado esta vez con el nombre de cualquiera de los hospitales de Madrid. Y todavía me guardo muchas cosas en el tintero...

¿En qué medida cree que puede estar afectando esta crisis al pequeño-mediano comercio?

Es muy buena pregunta. Está claro que nada más que por los protocolos y la diferente forma de atender al usuario ya es un cambio brutal en la dinámica de cualquier negocio, pero yo pienso que ante un gran desastre se esconde que en algún lado hay una gran oportunidad. Y estos cambios pueden incluso ayudarnos a optimizar el rendimiento de nuestro negocio. No obstante la recuperación de los ERTE puede llegar a ser una losa inamovible para muchos pequeños-medianos comercios que pueden verse abocados a una quiebra técnica si no saben/pueden readaptarse a la nueva situación del mercado.

Este tiempo de coronavirus también saca a flote la imaginación y la acción solidaria de no pocas empresas de cara a la ayuda incondicional que, a tenor de los acontecimientos, nos solicita la sociedad. Usted y su equipo es una buena muestra de ello. ¿No es así?

Rbg esta inmerso en el proyecto de una Fundación cuya misión inicial es la de la investigación y avance en el campo de la reconstrucción del cáncer maxilofacial, disciplina a la que me dedico desde hace más de dos décadas. Antes de la crisis del coronavirus ya colaborábamos de forma activa con multitud de organizaciones. Se ponen en contacto con nosotros desde muchas instituciones solicitándonos ayuda, consejos sobre numerosos asuntos. Hicimos un análisis DAFO del proyecto y decidimos crear una rama llamada Obra Social Rbg que se subdivide en diferentes departamentos que funcionan de manera independiente pero centralizado en finanzas y repartos. La idea no es parar una vez terminado el estado de alarma, como ocurre en la mayoría de los otros comedores.