Jerez

Una campaña denunciará el abismo entre precios en origen y en destino

  • La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos reclama una ley urgente de márgenes comerciales a lo largo de la cadena alimentaria que "frene los abusos"

Tres grandes grupos de distribución concentran el 49,5% del comercio agroalimentario del país, frente a unos 900.000 agricultores y 4.000 entidades asociativas agrarias, según manifestó ayer en Jerez el responsable de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) en Andalucía, Agustín Rodríguez. A este "desequilibrio de fuerzas' culpó de las grandes diferencias que existen actualmente entre los precios en origen de los productos agroalimentarios y los que alcanzan en los comercios. "Todo se debe a la posición dominante de las grandes superficies que imponen unos precios cada vez más bajos a los agricultores y ganaderos, que apenas compensan los costes de producción, y unos precios abusivos a los consumidores". Rodríguez, acompañado por el secretario general de UPA-Cádiz, José Manrique, presentó la campaña que la organización llevará a cabo en los próximos meses para denunciar esta situación y para la que espera contar con la complicidad de los consumidores, los otros perjudicados. La campaña comenzará el jueves 10 de julio con una visita al Mercado Rivera, situado en la carretera Chipiona-Sanlúcar y uno de los mayores de la provincia, para analizar in situ los precios de los productos agrarios. Además habrá una recogida de firmas y degustación de productos agrícolas que se llevará a cabo en Cádiz, el día 15 y en Jerez a finales de mes, a falta de concretar la fecha. "Pedimos a la sociedad en general que defienda su derecho a adquirir productos básicos a precios razonables".

Rodríguez subrayó que "hemos llegado a un comercio sin ningún tipo regla y no es posible construir un futuro en el sector agroalimentario de este país, ni de la provincia si no hay precios razonables". La campaña lleva por lema 'Precios justos para nuestros productos', y con ella se pretende que el Gobierno otorgue un tratamiento de sectores estratégicos a la agricultura y la ganadería, a la vez que se reclama una ley urgente de márgenes comerciales a lo largo de la cadena alimentaria. "Otros países europeos lo han hecho y no resulta incompatible con la libertad de mercado. No es posible un mercado sin reglas".

Según UPA, todos los sectores agrícolas y ganaderos están siendo en mayor o menor medida víctimas de esta situación, que reconocen que es legal pero injusta, en referencia al abismo existente entre los precios en origen y en destino. No obstante, la organización asegura que durante los últimos meses, la condiciones más críticas se están registrando en las producciones ganaderas, provocadas por las fuertes subidas continuadas en el precio de los piensos y el resto de costes de producción. UPA mantiene que los ganaderos están vendiendo por debajo de los costes, lo que hace insostenible el mantenimiento de miles de explotaciones ganaderas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios