José antonio díaz. delegado de sostenibilidad, participación y movilidad

"No tenemos capacidad económica para la remunicipalización del agua"

  • Aunque aún se está a expensas de un estudio jurídico, el gobierno local reconoce la dificultad de “revertir” el contrato con Aqualia. “Eso no quiere decir que no fiscalicemos”, subraya

José Antonio Díaz tiene a su cargo las delegaciones de Sostenibilidad (Medio Ambiente), Participación y Movilidad. Gobernar con seis provoca que los concejales tengan varias áreas a su cargo  que, aparentemente, no tengan demasiada relación pero, ante esta situación, asegura que “se gobierna mejor con seis que con 11”. En esta entrevista celebrada el pasado miércoles, el edil habla de la gestión del agua, de la controvertida red de carriles bici y de las posibilidades de mejorar el transporte público. 

–¿Cómo están siendo estos primeros meses de gobierno?

–Nos hemos encontrado con un Ayuntamiento en una situación caótica, especialmente la financiera. Es peor de lo que esperábamos por lo que en estos primeros 100 días nos estamos dedicando a reordenar la situación e intentar revertirla de manera tranquila dando participación a los  técnicos. Estamos poniendo los cimientos para la recuperación económica y aplicando el sentido común. En el caso de las áreas que dirijo, estamos eliminando gastos superfluos. Un ejemplo es la Delegación de Movilidad que hasta hace una semana estaba en un edificio en la calle Corredera que costaba 22.000 euros de alquiler. Ahora, al trasladarse a una oficina municipal en Divina Pastora, nos ahorramos ese dinero y, encima, está en un sitio adaptado para que puedan acceder personas con discapacidad, porque en la anterior ubicación no podían. Con el edificio de plaza Esteve vamos a reducir un gasto anual de 6.000 euros o en el alquiler del mantenimiento de ascensores, que se quitará en edificios que estaban cerrados.

–Un asunto de su competencia del que se mucho desde hace tiempo es la gestión del agua. Recientemente el gobierno local ha firmado el Pacto Social por el Agua, un documento con un claro compromiso por la gestión pública de este servicio. ¿Es factible esa remunicipalización?

–Hay que ser sensatos en ese asunto; no tenemos la capacidad económica para revertir la situación. Eso sí, eso no quiere decir que no fiscalicemos la actuación de la empresa concesionaria [Aqualia] y que no apostemos por la gestión pública del agua. Nuestro deber es que el pliego de condiciones se cumpla y fiscalizar la actividad de la empresa.

–¿Se ha estimado ya el coste de que supondría la remunicipalización del servicio?

–Estamos pendientes de crear el el servicio técnico municipal y la oficina del agua para que los usuarios puedan presentar quejas. Luego se hará el estudio económico y jurídico para la recuperación del servicio.

–Pero se aventura que será un coste muy elevado...

–Estamos hablando de cuantías muy elevadas. Hablamos de un canon de 80 millones, de un lucro cesante por determinar, la indemnización …

–¿Y en qué situación se encuentra el traspaso de la gestión de este servicio a las pedanías de Guadalcacín, Estella y Torrecera?

–Hemos intentando normalizar la situación dentro de la lealtad y el respeto a las decisiones adoptadas por las juntas vecinales de las pedanías. Hemos tenido encuentros con Aqualia y con los ayuntamientos para proceder a la transferencia de los datos técnicos. El proceso va por buen camino y próximamente se podrá hacer el traspaso efectivo

–Pero, ¿qué ha pasado para que, más de dos años después de esos acuerdos, las pedanías sigan sin poder desvincularse de Aqualia?

–Se está tardando tanto por una falta de voluntad política del anterior gobierno del PP que no facilitó las vías de comunicación entre ambas partes. No había un interés por respetar la decisión soberana de las juntas vecinales, que en su momento decidieron que su agua se gestionara desde lo público. Nosotros, en cambio,  estamos teniendo lealtad y respeto con sus decisiones.

–Una de las delegaciones que tiene a su cargo gestiona el contrato de mayor cuantía del Ayuntamiento que no es otro que el de la recogida de residuos. A final de año concluye el convenio suscrito tras la huelga de 2012 por lo que se abre ahora una negociación entre empresa, trabajadores y Ayuntamiento. ¿Prevé un incremento del gasto de este servicio teniendo en cuenta, además, que el gobierno local ha advertido de la necesidad de mejorar el servicio?

–Estamos haciendo un estudio para intentar mejorar el servicio reforzándolo con más medios técnicos y humanos. Pero no podemos olvidar que tenemos 100 trabajadores menos y que el servicio tiene muchas deficiencias, tal y como apuntan las críticas ciudadanas. En cuanto a la negociación, el convenio es entre empresa y trabajadores y espero que haya un acuerdo. Nosotros somos receptivos a cualquier mejora para el servicio.

–¿Pero se puede mejorar el servicio sin incrementar su coste?

–No necesariamente tiene que repercutir en el Ayuntamiento. Nosotros vamos a analizar la situación del servicio y, tras ver las demandas de los trabajadores, que no es otra que volver al convenio anterior en  2012, actuaremos en consecuencia. Tenemos claro que lo que buscamos es mejorar el servicio y espero que todos pongamos de nuestra parte.

–En cuanto a los autobuses urbanos, ¿el gobierno piensa cambiar el modelo actual de gestión? Ahora se realiza a través de una empresa pública...

–En estos últimos años se ha visto una mejora en el servicio en el número de pasajeros por lo que la gestión se está haciendo de manera eficiente, con aspectos que siempre pueden ser mejorados. Pero con la participación de los trabajadores, se están haciendo actualizaciones de las líneas y se está incrementado el número de pasajeros. Vamos a seguir actualizando las líneas y renovando los autobuses...

–Pero el principal problema es que el Ayuntamiento no tiene dinero, especialmente para comprar nuevos vehículos...

–Efectivamente. En este año incluiremos 2,5 millones para comprar autobuses y también tenemos previsto solicitar unos fondos europeos para lo mismo. Aunque vayamos poco a poco, soy de la opinión de que lo mejor es dar pasos cortos pero firmes que crear falsas expectativas.

–¿Qué aspectos hay que mejorar del servicio de autobuses urbanos?

–Una de las cuestiones que nos plantean los trabajadores es que hagamos una actualización de las líneas para incrementar el número de pasajeros. Así habría que suprimir paradas en un sitio y ampliarlas en otro para incrementar el número de viajeros. Con las aportaciones de los trabajadores y de la mesa de movilidad, vamos a ir mejorándolo.

–Hablando de movilidad, el proyecto de red de carriles bici que actualmente se está construyendo está teniendo muchas críticas. ¿Qué se va a hacer para mejorarlo?

–Hemos dado una información pormenorizada a la mesa de movilidad de lo que supone una red de carriles bici en aspectos tales como la tala de árboles, la pérdida de aparcamientos... Hemos tenido muchísimas reuniones y próximamente vamos a hacer un anuncio de televisión para concienciar del uso de la bicicleta. Además, vamos a estudiar los puntos negros y darles solución antes de que acabe la obra. —[La entrevista se realizó un día antes de la reunión con la Junta donde se reconoció que no se podrán hacer finalmente modificaciones al proyecto]—.

–¿Pero no se pudo evitar la tala de árboles?

–Se ha evitado en un 59% respecto a lo previsto en el proyecto inicial. En algunos sitios se ha modificado el trazado y en otros se han trasplantado, como en la avenida León de Carranza. Aunque siempre se podría haber evitado aún más pero el diseño era el que aprobó Izquierda Unida cuando estuvo en el gobierno de la Junta.

–Además del carril bici, ¿qué otras ideas tiene el gobierno local para hacer de Jerez una ciudad con una movilidad más sostenible?

–Tenemos que concienciarnos primero de que la bicicleta es y debe ser un medio de transporte habitual. Al principio, en Sevilla esta idea fue muy criticada y ahora se pone como modelo. Tenemos que potenciar, además, el uso del transporte público teniendo en cuenta que contamos con unas tarifas muy asequibles. Y en cuanto a la peatonalizacion de calles, se determinarán con el ‘plan urban’ que queremos hacer en el centro.

–Ha hecho mención en varias ocasiones de la mesa de movilidad, un órgano que se pone como ejemplo de participación ciudadana. ¿Esa es la línea a seguir?

–Tenemos claro de que hay que recuperar el movimiento asociativo, que se ha difuminado en los últimos años, como elemento catalizador de las demandas vecinales. Por ello, hay que dar a esos espacios y foros de encuentro las herramientas para que realmente sean útiles. Y esa es nuestra inquietud, que se conviertan en un foro de resolución de problemas de los ciudadanos porque hasta el momento no lo ha sido.

–¿Y cómo se pueden canalizar esas demandas para que lleguen de manera efectiva a los órganos decisorios del Ayuntamiento?

–Ahora estamos renovando los consejos territoriales y creo que pueden ser un buen instrumento que nos permita conocer desde una visión de distrito las deficiencias de los barrios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios