Jerez

Todo por mi casa

  • Los 182 vecinos de Residencial Europa cumplen cinco días vigilando sus futuras viviendas por temor a represalias · Los empleados de la subcontrata no desisten

Comentarios 11

Los 182 vecinos de la promoción Roma, pertenciente al Parque Residencial Europa, se enfrentan a un nuevo problema. En los aledaños de la avenida de Europa llueve sobre mojado. Hace sólo dos años, tuvieron que vérselas también con la promotora, el Grupo Edimar, que no entregó las viviendas en el tiempo fijado. Tras año y medio de retraso en la entrega, los vecinos (entonces sumaban unos 400 junto a la promoción del edificio París) decidieron constituirse legalmente como asociación de afectados. El pasado mayo, el Edificio París obtuvo licencia de primera utilización. Se entregaron las viviendas, pero quedó pendiente la promoción de Roma. Entre octubre y noviembre estaba prevista la entrega de los pisos a los 184 nuevos propietarios, cuando tan sólo faltan algunas pequeñas obras de urbanización y retoques. Ahora, sin embargo, tras los problemas en que ha derivado la situación económica de la constructora Edisan, el final a esta historia se antoja menos cerca.

Durante todo el día y si se lo permiten sus ocupaciones, vecinos afectados acuden a las puertas del edificio, una calle paralela a la avenida de Europa. Vigilan desde el pasado viernes que trabajadores de una subcontrata que sigue sin percibir un débito de la constructora entren en sus casas y ocasionen destrozos en represalia. La noche del pasado sábado consiguieron hacerlo dos empleados de la contrata, que fueron posteriormente sorprendidos por la policía. Ocasionaron destrozos en farolas, puerta de acceso al material de fontanería y alcantarillas de zonas comunes.

La asociación de vecinos afectados Residencial Parque Europa, que retoma su nombre después del problema de entrega de los pisos que mantuvo con la promotora, no tiene noticias sobre la posibilidad de un pronto arreglo entre el Grupo Edimar y la constructora Edisan que permita la cancelación de la deuda con la contrata. Tampoco el Ayuntamiento, que tuvo que intervenir en el conflicto de la entrega de los pisos, ha ofrecido su ayuda al colectivo por entender que se trata de un problema ajeno y mantener una vigilancia policial permanente en el lugar parece, a todas luces, más que imposible. Sin embargo, algunos afectados han mostrado su agradecimiento a la policía. "De vez en cuando -ha explicado un vecino-, hay coches de las dos policías que paran durante algunos minutos. No podemos permanecer todo el tiempo aquí; también hay que trabajar y descansar". La opinión de los afectados es que los empleados de la subcontrata no pararán en su empeño de cobrarse la deuda. Y la única manera es llevándose del bloque lo que consideran les pertenece. "Siguen merodeando por la zona -dijo un vecino-. Todos los días los vemos por la avenida de Europa. Por éso hemos de seguir alerta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios