Jerez

Las cofradías jerezanas son un referente en exornos florales

  • Los conjuntos agrestes y calvarios de rocas son las nuevas tendencias

Un apartado importante de cara a la salida procesional son las flores y los exornos que darán más realce si cabe a los muchos misterios y palios que salen a las calles de la ciudad en los días de la Semana Mayor.

En este sentido, desde hace unos años, las tendencias han ido cambiando. No sólo en las formas sino también en los distintos elementos a escoger para un determinado misterio o un palio con ciertas singularidades.

También existen tendencias. Por citar alguna, la de hace dos años en las que hubo muchos pasos en las calles con un tipo de rosa color morado que eran espectaculares.

Mateo López es, aparte de florista, cofrade hasta los tuétanos. Su comercio está situado en las Angustias y responde al nombre de La Esperanza. Ahí es nada. No duda en afirmar que "en ocasiones existen factores exteriores que propician que un tipo de flor se repita en las distintas hermandades. Lo que las rosas moradas fue como consecuencia de una compra importante en Holanda de un distribuidor de aquí de la zona. Llegados los días previos a la Semana Santa la mercancía ya quemaba en la nave y hubo que abaratarla. Y eso propició que muchas cofradías se inclinaran por las rosas", aclara Mateo.

Si en los años setenta y ochenta los exornos eran escandalosamente llamativos -todos los cofrades recuerdan esos gladiolos en las esquinas de los palios- ahora, la tónica está en molestar lo menos posible. Nada puede tapar una joya. Por tanto, las líneas de los últimos veinte años han ido por viseras muy sobrias, que no estorben a la orfebrería a los trabajos de tallado. Así los pasos salen mucho más elegantes y con una línea mucho más cofradiera.

Para Mateo López, que también trabaja para muchas cofradías en los exornos y ramos de protocolo, el análisis es claro: "sin duda que Jerez es un referente no sólo para las cofradías de las poblaciones más cercanas, sino para el resto de la geografía española. Aquí se ha evolucionado un nivel muy importante.

Actualmente, si existe una moda o una línea a seguir es la de los exornos un tanto agrestes. "Antes no se pasaba de la sota, caballo o rey. Ahora, sin embargo, los floristas juegan con conjuntos de flores muchas veces desconocidas pero que siempre han estado ahí. Y se apuesta por las composiciones mucho más naturalistas. Rocas y exornos que imitan un realismo muy interesante", concluye mateo López desde su conocida floristería.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios