Jerez

"El colegio es nuestra medicina, queremos que llegue ya el profesor"

  • Alumnos del centro Victoria Alba denuncian que aún falta un docente, dejando sin clases de Lengua a casi 150 estudiantes.

El alumnado del Centro de Educación Permanente (CEPER) Victoria Alba está en pie de guerra. ¿El motivo? El 15 de septiembre empezaron las clases y aún no ha llegado el profesor de Lengua, afectando a unos 150 alumnos. Y lo que es peor, no hay signos de que aparezca pronto. Ante las horas muertas sin clases, los estudiantes se movilizaron ayer para alertar a la Junta de Andalucía que es “inconcebible” que haya empezado el curso y no esté completo el claustro. En este centro se imparten los programas educativos –“nada de entretenimiento”, puntualizaron– de Formación Básica, preparación para la prueba libre de mayores de 18 años, preparación para la prueba libre de ciclos formativos de grado medio y superior, la EducaciónSecundaria para Adultos (ESPA), y el acceso a la universidad para mayores de 25 y 45 años. 

En la protesta de ayer, los alumnos mayores fueron los más reivindicativos. La educación para ellos no es un simple título. Para estos alumnos es también salud. “Es como una medicina. Yo he venido hasta con dos muletas y he subido las escaleras. Pero es que el colegio a mí me da la vida, me da la vida. Yo me levanto con otro ánimo”, reconoció Dolores González, estudiante de 78 años.  Cele Campos, delegada de clase con 75 años, añadió que “estamos todo el verano deseandito que llegue el colegio, porque estamos que sin con los hijos, que con los nietos... Esto nos hace falta. Aquí no sólo nos enseñan a leer y a escribir, que yo no sabía nada; aquí se habla con las compañeras, se aprende a escuchar”. “Se creen que porque seamos mayores no tenemos derecho de estar en el colegio”, criticó Campos, a lo que María del Valle Ramos añadió “cada vez estamos con menos recursos y ya no sabemos en qué nos van a recortar”. “Algunas clases de informática y en las de inglés hay hasta cincuenta alumnos metidos en una misma aula por falta de profesores. Fíjate, he llegado a ver a personas hasta en lo alto de la mesa del profesor”, recordó Ramos. 

Consuelo Cabezuelo, también alumna de Formación Básica, insistió en que “es nuestro derecho. Tenemos derecho a la educación y nos lo están quitando. En nuestros tiempos no tuvimos la oportunidad de ir, ¿por qué ahora nos lo quitan?”; y Josefa Morilla declaró “me encanta venir, escuchar, hablar, escribir, leer... Me encanta”. 

Alberto Abucha, que está cursando la formación para el acceso a la universidad, reconoció que “queremos estudiar para un futuro mejor”. Trabaja de vez en cuando en empleos eventuales, pero este joven sabe que “ahora mismo un grado superior o una carrera es lo que me puede dar el día de mañana de comer”. “No tenemos profesor y lo estamos pidiendo. Esperamos que esto tenga resultados y nos llegue pronto”, declaró Sebastián Zalla, alumno de la ESPA. 

El testimonio que casi arranca el aplauso fue el de Bernarda Fernández. “¿Usted sabe la educación que recibimos? ¿Toda la cultura que recibimos? Nos llevan a bibliotecas, de excursión y aprendemos, nos hacen leer, abrir libros... Eso es cultura, y eso es importante para el pueblo. Lo que no pueden venir es recortando en esto porque, mire usted, a veces los dineros lo echan en tonterías”. Sentada en un bancos de la entrada del centro, todas las compañeras escuchaban ayer a Bernarda. “Yo me he quitado cinco pastillas todas las mañanas gracias a venir a mi colegio, porque yo soy feliz aquí. Antes iba a Correos y tenía que dirigirme a un señor para que me rellenara un certificado. Hoy, voy yo y lo escribo yo, ¿usted sabe la libertad que es eso para mí? Y eso lo he aprendido aquí. Hay mucho paro entre los profesores para que estemos aquí sin uno”, declaró la alumna. Y todos respondieron: ‘Así se habla’. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios