JUAN ANTONIO REPETTO LÓPEZ | PRESIDENTE DEL COLEGIO DE MÉDICOS DE LA PROVINCIA

"No puede pasar ni un día más sin material de seguridad suficiente y test diagnósticos"

  • Pone el énfasis en las carencias que están sufriendo los médicos y el resto de profesionales sanitarios durante la crisis sanitaria

  • Afirma que se ha puesto de manifiesto la improvisación y defiende que ahora es el momento de dignificar la profesión

El presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, Juan Antonio Repetto. El presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, Juan Antonio Repetto.

El presidente del Colegio de Médicos de Cádiz, Juan Antonio Repetto.

– En plena fase de desescalada, ¿podría hacer ya un balance de lo que han supuesto para el colectivo médico de la provincia estos dos pasados meses?

– Los médicos, los profesionales sanitarios, han tenido que realizar y continúan realizando un esfuerzo sostenido y un sacrificio extraordinario durante esta crisis, y lo han hecho y siguen haciéndolo con la entrega que esta profesión pone siempre. Sin duda, esta situación en primera línea ha supuesto una presión que en los peores momentos ha sido extrema y extenuante. Los profesionales han desarrollado su labor en condiciones de elevado riesgo y de una gran sobreexposición, riesgos que se han visto incrementados por las evidentes carencias que han tenido que soportar.

– ¿Esas carencias han sido el fallo más grave? 

– La solución o al menos la corrección de las carencias, sobre todo en medidas de protección, han tardado en comenzar a llegar y en la mayoría de los casos lo han hecho de forma demasiado tímida e insuficiente. Desde el primer momento, el Colegio de Médicos exigió como prioridad la protección de los profesionales sanitarios que se enfrentan a la pandemia y se movilizó para activar y canalizar recursos desde la propia institución. Esa exigencia de medios ha sido nuestra máxima preocupación y nuestro principal objeto de reclamación a las Administraciones durante este tiempo, junto a la absoluta necesidad de realizar test diagnósticos y un seguimiento continuado de su estado de salud. A la insuficiencia de equipos de protección individual se ha sumado la ineficacia y la retirada de algunos de estos equipos, que ha puesto en evidencia la falta de previsión y la improvisación. Esa prevención, que tanto reclamamos como mejor medida para el cuidado de la salud, no ha sido suficiente ni eficaz cuando se ha tratado de cuidar a nuestros profesionales.

– ¿Han tenido en cuenta las autoridades sanitarias a los colegios médicos y a los profesionales en las diferentes medidas que se han adoptado?

– En primer lugar nuestro Colegio ha adoptado muy diversas líneas de actuación desde el inicio de esta crisis y todas ellas han tenido el objetivo común de dar respuesta a las necesidades directas de nuestros colegiados en este contexto excepcional. Entre las principales medidas están precisamente el mantener una permanente interlocución con las autoridades sanitarias mediante un diálogo exigente y en la pública defensa de las legítimas demandas profesionales y laborales de nuestros médicos, demandas que adquieren una especial dimensión en relación con la actual crisis asistencial. Nos venimos pronunciando de forma incesante en la defensa de los profesionales y haciendo partícipe a la opinión pública de las necesidades y exigencias de la asistencia sanitaria, cuyo cuidado es competencia de todos. Siempre hemos dicho que la participación de los profesionales sanitarios, por su capacidad, conocimiento y experiencia en contacto directo con el sistema de salud, es indispensable para una correcta toma de decisiones y para una proyección real de las posibilidades y también de los límites del sistema y del modelo sanitario. No nos cansaremos de decirlo.

"Ahora hay que dar pasos más allá de los aplausos para que la profesión ocupe el lugar que le corresponde”

¿Se han sentido suficientemente valorados?

– La crisis ha dado una enorme visibilidad a las profesiones sanitarias y ha permitido mostrar hasta qué extremo nos autoexigimos por propia vocación. Los gestos espontáneos de la población son bien recibidos y han servido de apoyo en momentos difíciles. Ahora hay que dar pasos más allá, para que nuestra profesión ocupe el lugar real que le corresponde y afrontar de una vez por todas la necesaria dignificación de nuestros profesionales. Esa reivindicación debe tomar envergadura precisamente ahora y no abandonarse, para que nuestros sanitarios recuperen la consideración que siempre tuvieron. Este tiene que ser el verdadero objetivo social en correspondencia al elevado compromiso que han asumido los profesionales de la sanidad y que se visto renovado con motivo de esta pandemia.

¿Les han trasladado muchas quejas los colegiados en estas semanas?

– Han estado fundamentalmente en consonancia con las carencias a las que me he referido, con nuestras exigencias a las autoridades y con las distintas iniciativas que ha llevado a cabo el Colegio para darles una respuesta inmediata y adecuada.

– ¿Cree que ahora están preparados los centros sanitarios para empezar a asumir un incremento de la afluencia de pacientes?

– Este sería un escenario indeseable que redoblaría la presión asistencial sobre nuestros profesionales, que ya vienen de un gran desgaste. Para que esto no suceda, debemos poner en práctica una actitud de responsabilidad social, desde lo particular hasta lo colectivo, y no bajar la guardia. Es desde ahora precisamente cuando este desafío se hace más presente y nos exige una actitud exigente y más solidaria que nunca en beneficio de la salud de todos. Esta es la mejor forma de ayudar a nuestros profesionales.

¿Tiene la Atención Primaria capacidad y recursos para convertirse en la primera línea de detección de nuevos contagios, como pretende la Administración?

– La Atención Primaria de salud es la primera puerta de entrada al sistema y ya desde antes de la actual crisis viene padeciendo importantes carencias de profesionales, medios, recursos y de tiempo. Nuestros profesionales del primer nivel asistencial están padeciendo profundamente las consecuencias de esta crisis y la Administración tiene la obligación de reforzar esos recursos claramente insuficientes y de urgente necesidad.

"La Administración tiene la obligación de reforzar los recursos de la Atención Primaria, claramente insuficientes”

¿Cuáles son en estos momentos sus reclamaciones básicas para ejercer la profesión con un mínimo de seguridad?

– Ni un día más sin material de seguridad suficiente y eficiente y ni un test diagnóstico menos de los necesarios. Es la mínima atención y el cuidado que merecen quienes cuidan de nosotros.

¿Le preocupa una precipitación en la desescalada, después de imágenes como las que se han visto en las que claramente no se cumplía la normativa?

– Desde el Colegio de Médicos venimos reclamando de la población que, junto a sus derechos, asuma de forma explícita en estos momentos su responsabilidad y sus deberes en salud. Creo que esa actitud se está cumpliendo en términos generales. Pero insisto: es momento de poner en práctica por propia iniciativa nuestra responsabilidad individual. Es una exigencia y un deber hacia los demás. No podemos permitirnos volver atrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios