La crisis del coronavirus La contaminación del tráfico se reduce en Jerez a una quinta parte durante la alarma

  • Las autoridades medioambientales esperan que los niveles bajen aún más

La calle Porvera totalmente vacía de peatones y de vehículos circulando. La calle Porvera totalmente vacía de peatones y de vehículos circulando.

La calle Porvera totalmente vacía de peatones y de vehículos circulando. / Pascual

La drástica disminución del tráfico rodado como consecuencias del estado de alarma decretado por la crisis sanitaria del coronavirus ha provocado que la ciudad esté disfrutando de una calidad del aire realmente buena. Los datos no son excelentes debido a su situación geográfica. La relativa cercanía del desierto del Sahara provoca que en la zona haya más partículas en suspensión que en otras zonas que se ubican más tierra adentro. Es lo se denomina científicamente como “aportación natural de partículas debido a las intrusiones saharianas”.

Pese a ello, dos contaminantes peligrosos con los que los jerezanos se han acostumbrado a vivir durante años se encuentran bajo mínimos. Se trata en concreto, según indica la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, del SO2 (dióxido de azufre) así como los de NO2 (dióxido de nitrógeno). El principal productor de estos gases es el tráfico de vehículos, el cual se ha reducido desde el 14 de marzo a niveles irreconocibles y no recordados en la historia de la ciudad desde antes de mediados del siglo pasado, cuando comenzó (años 60) el 'boom' de la automoción.

El volumen de estos contaminantes se ha dividido entre cinco en las dos primeras semanas de confinamiento, pasándose de un promedio de 10 microgramos de NO2 por metro cúbico a apenas unos 2.

El confinamiento también tiene sus connotaciones en la calidad del aire, pues la demanda eléctrica es mayor y por ello las partículas procedentes de las plantas de producción eléctrica son más numerosas. Se trata de partículas microscópicas que afectan, aunque poco, en la referida calidad. La mejoría en la calidad del aire se irá incrementando en los próximos días.

Desde la Consejería de Medio Ambiente se recuerda que “la contaminación atmosférica es uno de los principales problemas medioambientales a los que es necesario hacer frente debido a su incidencia directa en la salud humana”. Las enfermedades que causa la contaminación son, lógicamente, respiratorias si bien también tiene un a amplia incidencia en dolencias de carácter cardiovascular. “Los grupos de población más afectados son las personas de avanzada edad, las mujeres embarazadas, los niños y las personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares crónicas”.

Según datos recogidos en diferentes estudios de la Junta de Andalucía sobre la calidad del aire en Jerez se concluye que “en Jerez de la Frontera las mayores emisiones de partículas (en orden de la tercera parte de las mismas), se deben al tráfico rodado, seguido de la industria de materiales no metálicos, la maquinaria agrícola y el sector doméstico, comercial e institucional”.

Desde que entrara en vigor el estado de alarma y las medidas del confinamiento debido al brote de coronavirus dichas mejoría ha sido sensible en todo nuestro país, especialmente en las grandes ciudades que son las más contaminadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios